view counter

EL ASESINATO MÁS SUCIO

EL ASESINATO MÁS SUCIO
11 de octubre de 2012

Las 10 ciudades más letales del mundo.

 

Vivir en América Latina, según parece, puede ser peligroso para su salud. Una combinación de droga, crimen organizado y gobiernos que en ocasiones están mal preparados para enfrentarse al desafío ha demostrado ser letal, dejando un rastro de violencia de un extremo a otro del continente americano, desde Brasil a Honduras o México, según un think tank mexicano, el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal. De acuerdo a sus clasificaciones, las diez ciudades con los índices de homicidios más altos del mundo y 40 de las 50 capitales del asesinato son localidades situadas todas en Latinoamérica, y no es hasta el puesto número 21 cuando hace su aparición una no latinoamericana. Estos resultados incluyen una advertencia: el estudio solo contemplaba ciudades para las que existían estadísticas disponibles sobre homicidios, lo que significa que aquellas que sufren sangrientas guerras civiles para las que es difícil encontrar estadísticas —como Alepo, en Siria— no estarán en la lista.          

Foreign Policy ha reunido una panorámica de la violencia que se ha convertido en algo habitual en estas ciudades. Hemos incluido también algunas fuera de América Latina que se situaron entre los 50 primeros puestos para examinar cómo los factores que causan la violencia difieren en algunos casos —y, en otros, siguen siendo tristemente los mismos—.

 

No. 1: San Pedro Sula, Honduras

Cuando Colombia endureció su lucha contra su, tristemente, célebre narcotráfico a finales de los 80, éste se trasladó al norte, a México. Pero desde que el presidente Felipe Calderón declaró la guerra a los carteles de la droga en 2006, la siguiente parada para los traficantes ha sido Honduras. Casi un 80% de la cocaína que llega desde Sudamérica abriéndose paso hasta Norteamérica para ahora en  Honduras, trayendo consigo una avalancha de violencia relacionada con las drogas y las bandas. El índice de homicidios de Honduras es actualmente el más alto del mundo, y como quedó reflejado en el número de noviembre de 2012 de Foreign Policy, la tasa de homicidios de San Pedro Sula es la más alta del país, situándose en 159 asesinatos por 100.000 habitantes en 2011. En comparación, la tasa de asesinatos de Detroit es un exiguo 48 por 100.000 residentes. Situada en el noroeste de Honduras, San Pedro Sula es el principal centro industrial, y la segunda ciudad en tamaño tras la capital. Pero, últimamente, el papel económico de esta localidad se ha visto eclipsado por la violencia. Los ejemplos de espantosas masacres abundan, incluyendo una en un parque el año pasado que se cobró las vidas de cuatro personas, entre las que se encontraba una maestra de primaria de 22 años.

 

No. 2: Ciudad Juárez, México

      ciudad juárez
     
AFP/Getty Images
     

El cadáver de un hombre asesinado en una calle de Juárez en 2009.


Esta localidad fronteriza —punto de partida de drogas ilegales destinadas a Estados Unidos— ha sido un eterno competidor en las  listas de las ciudades más peligrosas del mundo. Juárez se ganó su lúgubre reputación como resultado de una guerra territorial entre los carteles de Juárez y Sinaloa que mató a más de 6.000 personas entre 2008 y 2010, corrompió a miembros de las fuerzas de policía y del Gobierno y convirtió el lugar en una ciudad fantasma. Este año se han producido signos de que la violencia está amainando: mientras que durante el apogeo de la guerra del narcotráfico un sólo mes podía producir un balance de más de 300 de víctimas, los primeros siete meses de este año fueron testigos de, únicamente, 580 homicidios, según el Washington Post. Los observadores atribuyen el declive en el derramamiento de sangre no a la efectiva labor policial, sino al triunfo del cartel de Sinaloa en la batalla por el control de la ciudad. Aun así, con una tasa de 148 homicidios por 100.000 residentes, Juárez es todavía lo suficientemente violenta para asegurarse el segundo puesto en la lista de las capitales del asesinato.

 

No. 3: Maceió, Brasil

Las autoridades brasileñas han intentado convertir esta ciudad portuaria y antigua central azucarera en un destino turístico apoyándose en sus costas largas y arenosas. Sus esfuerzos, sin embargo, se han visto obstaculizados por una tasa de homicidios de 135 asesinatos por 100.000 habitantes. Los responsables de Maceió —la capital del estado brasileño de Alagoas, en el norte del país— culpan de la creciente violencia (las tasas de homicidios se han disparado, incrementándose en un 180% durante los últimos 10 años) a la creciente presencia del crack en las favelasque rodean a la ciudad. Quizá en un intento de seguir atrayendo el dinero de los turistas, las autoridades también alegan que la mayoría de las víctimas son consumidores de droga que son asesinados por no pagar sus deudas.

 

No. 4: Acapulco, México

Acapulco —célebre en el pasado por sus playas, altísimos hoteles y una escena nocturna que atraía a personajes como Frank Sinatra y Elizabeth Taylor— no ha escapado a la violencia relacionada con el narcotráfico que ha asolado el resto de México, y es ahora la segunda ciudad más violenta del país, con 128 asesinatos por 100.000 habitantes. La lucha por el control del estado sureño de Guerrero ha resultado en tiroteos en lo que una vez fueran las principales avenidas de la zona turística de Acapulco, y se han llegado a encontrar cabezas cortadas en puntos destacados de la ciudad. No es de extrañar que el turismo extranjero se haya resentido; el responsable de la asociación de agencias de viajes de Guerrero calculaba en noviembre de 2010 que el turismo estadounidense y canadiense había caído de un 40 a un 50% en el curso de un año. "Tenemos que defender Acapulco para defender México", dijo Miguel Ángel Hernández, jefe de policía, en 2011. "Acapulco es México. Es una marca que vende".

 

honduras  
AFP/Getty Images
 
Dos miembros de la mara Salvatrucha, o MS-13, frente a un grafiti.  

No. 5: Distrito Central, Honduras

Distrito Central —formado por la capital hondureña, Tegucigalpa, y su ciudad gemela Comayaguela— se ha visto sumergido en la misma dinámica violenta —drogas, bandas y desigualdad— que San Pedro Sula en el norte. La muerte se ha convertido en algo tan común allí que el alcalde comenzó el año ofreciendo servicios funerarios gratis a los pobres tras cansarse de ver tantos cadáveres recogidos en bolsas de basura. Aunque las bandas, la corrupción y la pobreza han estado presentes en Honduras desde hace mucho tiempo, es el nuevo papel del país como una de las arterias principales en el ecosistema Norte-Sur del narcotráfico lo que ha hecho escalar la violencia a un nuevo nivel. Un golpe de Estado en 2009 dejó tras de sí un caos político que sólo ha servido para que los narcotraficantes ganaran más poder; ese mismo año, el principal responsable de la lucha contra el narcotráfico fue asesinado a tiros en su coche en Tegucigalpa. Distrito Central tiene ahora 100 asesinatos por cada 100.000 residentes.

 

No. 6: Caracas, Venezuela

      venezuela
     
AFP/Getty Images
      Un joven en una motocicleta blande su pistola durante enfrentamientos entre estudiantes universitarios a favor y en contra de Chávez antes de una marcha hacia el Tribunal Electoral Supremo de Venezuela en 2007.

Los llamados malandros —jóvenes pertenecientes a bandas que discuten por el control de sus territorios y por su derecho a trapichear con drogas— han convertido a la capital venezolana en una virtual zona de guerra. En 2011, Caracas fue testigo de 3.164 homicidios, una cifra asombrosa que casi alcanza a la cantidad total de víctimas de la coalición en Afganistán durante los diez años de conflicto en el país. Se ha acusado a los funcionarios venezolanos de amañar las estadísticas de los asesinatos, y es probable que el número real sea mucho más alto que la cifra oficial. Para empeorar las cosas, hasta el 90% de todos los sucedidos en el país no llegan a resolverse. No es de sorprender entonces que la violencia desenfrenada acabara siendo el tema fundamental en la campaña presidencial venezolana, en la que Henrique Capriles cargó contra el presidente Hugo Chávez por su incapacidad para detener el derramamiento de sangre. (Desde la elección de Chávez en 1998, la tasa de asesinatos se ha doblado). Los expertos dicen que el fácil acceso a las armas, la cultura de violencia entre los jóvenes y la falta de policías y fiscales se han combinado para crear una tormenta perfecta de ingobernabilidad y un índice de homicidios de 99 asesinatos por cada 100.000 residentes. 

 

No. 7: Torreón, México

La ciudad norteña de Torreón, víctima de la brutal guerra del narcotráfico en México, es ahora el escenario de constantes asesinatos relacionados con los carteles, mientras los señores de la droga del país batallan por el control de las lucrativas rutas hasta la frontera del norte de México. El año pasado, la ciudad presenció 88 homicidios por cada 100.000 residentes. En una sola tarde de domingo del mes de julio, 10 personas fueron asesinadas en la ciudad, cinco de las cuales fueron desmembradas y dos decapitadas. Y a medida que la guerra por el control de la droga se ha intensificado, se ha vuelto más difícil que los ciudadanos normales puedan escapar del conflicto.

 

No. 8: Chihuahua, México

Situada a unos 240 kilómetros de la frontera de México con el estado estadounidense de Texas, la ciudad mexicana de Chihuahua es un punto de tránsito clave para la cocaína que se dirige hacia Estados Unidos y, como consecuencia, un importante campo de batalla para los carteles interesados en controlar las rutas del transporte de drogas. La violencia en esta localidad se ha vuelto cada vez más enloquecida, alcanzando una media de 83 homicidios por 100.000 residentes. El 15 de abril, por ejemplo, unos 10 hombres con equipos de combate —completados con insignias de calaveras— asaltaron un bar y abrieron fuego, matando a 15 personas e hiriendo a otras dos. Entre los muertos había dos periodistas, Francisco Javier Moya, ex director de noticias de una emisora de radio en Ciudad Juárez, y Héctor Javier Salinas Aguirre, propietario de una página web de noticias. Casi 50 periodistas han sido asesinados en el país desde que el presidente Felipe Calderón llegó al poder en 2006, y los carteles cada vez más eligen como objetivo a reporteros que se atreven a informar de la guerra de la droga.

 

durango  
AFP/Getty Images
 
Un tráiler con los cadáveres encontrados en las fosas comunes de Durango en 2011.  

No. 9: Durango, México

En 2011, la escala extrema de la guerra de la droga en México encontró quizá su expresión más brutal en una serie de fosas comunes desenterradas por las autoridades en la ciudad norteña de Durango. Una se encontró en el patio trasero de una casa de lujo y otra en los terrenos de un taller mecánico. Tras el descubrimiento de estas fosas, que contenían 340 cuerpos en total, los residentes de esta localidad comenzaron a someterse a estudios de ADN para determinar si sus familiares desaparecidos estaban entre las víctimas. El descubrimiento de las fosas es un hecho, pero resulta extremadamente improbable que nadie sea llevado ante la justicia por estos crímenes. Cuando se le preguntó por la investigación, un portavoz del fiscal del Estado afirmó ante un periodista: "Cualquiera que pudiera haber visto algo nunca hablará por miedo". Cuando se le insistió sobre quién era el propietario de la tierra donde fueron encontrados los cadáveres, preguntó al reportero: "¿Usted quiere que me despierte vivo mañana?". En 2011, la tasa de homicidios en Durango alcanzó los 80 asesinatos por cada 100.000 residentes. 

 

No. 10: Belém, Brasil

Gracias a la cocaína  que fluye desde Bolivia, Colombia y Perú, Belém se ha convertido en un punto de tránsito natural para los traficantes sudamericanos. La droga entra a la ciudad a través de los espesos bosques de la norteña región amazónica por avión o en barco desde los muchos afluentes del Amazonas, tras lo cual es despachada a otras ciudades brasileñas o al otro lado del Atlántico, a Europa y el Norte de África. Eso convierte a Belém, donde la tasa de homicidios ha llegado a los 78 asesinatos por cada 100.000 residentes, en un territorio codiciado y, en consecuencia, la ciudad ha visto como se incrementaba la violencia. También sufre los inconvenientes de la floreciente prosperidad de Brasil. A medida que el país se ha ido haciendo más rico, sus habitantes han empezado a consumir más y más cocaína. El Financial Times ha llamado a este ascenso del consumo de cocaína —los brasileños ahora esnifan o fuman aproximadamente un 18% del suministro global— el "más preocupante efecto secundario del reciente boom del consumo en el país".

 

No. 21: Nueva Orleans, Estados Unidos

      ee uu
     
AFP/Getty Images
      Miembros de una familia lloran sobre el cuerpo de un chico de 16 años asesinado, junto con otros tres, en un tiroteo en 2006.

Nueva Orleans ha dado pasos de gigante en su reconstrucción desde la devastación causada por el huracán Katrina en 2005, pero la tasa de homicidios —58 por cada 100.000 residentes— sigue obstinadamente siendo la más alta de Estados Unidos. Aunque sufre la misma pobreza y la misma facilidad de acceso a las armas que muchas de las capitales mundiales del crimen, Nueva Orleans no es conocida por la clase de bandas organizadas que han disparado las tasas de homicidios de muchas otras ciudades. Un informe del Gobierno federal de 2011 concluyó que los asesinatos en esta localidad, fundamentalmente, se originan en desavenencias personales que se escapan de las manos, o, como el superintendente de la policía Ronal Serpas lo llamó, "finales poco corrientes de peleas muy corrientes". La desconcertada administración municipal ha intentado detener los asesinatos desplegando interruptores para enfriar las tensiones en las calles tras los tiroteos y prevenir así más violencia por venganza. Cuando se trata de asesinatos, sin embargo, Nueva Orleans sigue sin ser comparable a ninguna otra ciudad estadounidense.

 

No. 33: Kingston, Jamaica

Con el puesto número 33, Kingston tiene la tasa de homicidios más alta del Caribe. Las bandas se han atrincherado en el la capital durante décadas, en especial en vecindarios del interior de la ciudad como West Kingston y Grants Pen. Pero la violencia ha recibido renovada atención en años recientes como resultado de la actitud más agresiva del Gobierno hacia las bandas del país. La caza al famoso líder de una banda, Christopher Coke, atrajo la mirada internacional cuando produjo más de 70 muertes en el área de Tivoli Gardens, donde Coke había establecido su baluarte. El Ejecutivo afirma que el nuevo enfoque está funcionando y que su mano firme durante el año pasado hizo descender las tasas de homicidios en un 60% en algunas zonas de Kingston. Otros dicen que la iniciativa sólo ha producido más asesinatos extrajudiciales. Mientras, el Departamento de Estado de EE UU continúa advirtiendo a los viajeros que se dirigen allí y otras ciudades de Jamaica que "mientras que la amplia mayoría de los crímenes ocurren en áreas empobrecidas, actos de violencia ocasionales, como disparos por arma de fuego, pueden ocurrir en cualquier parte". Kingston tiene una tasa de homicidios de 47 por 100.000 residentes.

 

sudafrica  
AFP/Getty Images
 
Uunos gánsteres posan en los suburbios de la zona de Mitchell's Plain en Ciudad del Cabo en 2004.  

No. 34: Ciudad del Cabo, Sudáfrica

Los residentes de Ciudad del Cabo se quedaron estupefactos este año cuando su ciudad —y no la más dura Johannesburgo— fue declarada la capital del homicidio de África, con 46 homicidios por 100.000 residentes comparados con los 31 de la capital. Mientras que Ciudad del Cabo sigue siendo un importante destino turístico, con sus magnificas vistas del océano y encantadora arquitectura colonial, la ciudad vive también atormentada por una brutal desigualdad. Los restaurantes de moda sirven comida gourmet y los asistentes a festivales se van de fiesta en la misma ciudad en la que, según The Guardian, más de una de cada cuatro personas vive en un asentamiento improvisado y más de una de cada cinco está en paro. En los últimos años, ha presenciado una explosión del consumo de metanfetaminas, y el aumento del tráfico de drogas ha producido también un ascenso en la actividad de las bandas en los barrios marginales más pobres. Confrontado con estas realidades, el líder nacional del partido de la oposición, Alianza Democrática, ha hecho un llamamiento para que el Ejército sudafricano intervenga y restaure el orden en Ciudad del Cabo y la provincia de  Western Cape, afirmando que la labor policial ha sido inadecuada. Hasta el momento, el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, se ha negado.

 

No. 44: Mosul, Irak

Mosul —la ciudad con la más alta tasa de homicidios en Oriente Medio— es el escenario de inestables tensiones sectarias entre kurdos y suníes que luchan por el control de la ciudad. Mosul, uno de los últimos bastiones urbanos de Al Qaeda, es el lugar clave de una región que posee enormes reservas de petróleo. Ha sido protagonista de continuos atentados terroristas y sigue siendo una de las más inestables de Irak tras la retirada estadounidense en 2011. Los militantes han continuado llevando a cabo ataques contra el Gobierno, liderado por chiíes, y el Ejército iraquí mantiene una tensa relación con los residentes de esta localidad, que se quejan del maltrato que sufren por su parte. La tensa relación provoca que las fuerzas de seguridad a veces sufran para controlar a los inquietos rebeldes de la ciudad, que en abril mataron a cinco soldados iraquíes junto a otras tres personas en un atentado suicida. En el mismo año, la tasa de homicidios alcanzó los 35 asesinatos por cada 100.000 residentes.

 

 

4.4
Media: 4.4 (10 votos)
Su voto: None

Capitales de Sudáfrica

Buenas,

Mi confianza en la edición de española de FP hoy se ha visto mermada, al ver a Johannesburgo denominada como capital de Sudáfrica... en oposición a Ciudad del Cabo. Resulta que es justo al revés.

A Johannesburgo nos podemos referir como capital económica o financiera del país, sin ningún rango formal. Es también la metrópolis más poblada del país (y de todo el África austral).

Pero las tres capitales de Sudáfrica son Pretoria, sede del ejecutivo; Bloemfontein, que ostenta la capitalidad judicial; y, efectivamente, Ciudad del Cabo, donde se encuentra el Parlamento, residencia del poder legislativo.

España

Nunca España había conocido históricamente en ninguna de sus localidades, violencia de bandas callejeras organizadas. Con la política masona de Zapatero y el PP de promover el mestizaje, 5 millones de inmigrantes sin cualificación, de ellos un porcentaje con antecedentes penales, asolaron España sin ningún tipo de filtro o selección. Con ellos los Ñetas, los Maras, y los Latin Kings causan el terror en las ciudades de Cataluña, Madrid y su periferia, e incluso en las antaño conservadoras y universitarias ciudades como Pamplona, no hay noche en la que no se produzcan reyertas a navajazos. La prensa oficial, que colabora siempre con el plot de la ocultación para salvaguardar el estatus de la corrección política nunca se atreverá a indagar sobre las causas y mucho menos a darlo a conocer.

Ninguna mujer española hoy puede (o debe) arriesgarse a caminar sola de noche.

La responsabilidad aquí es doble. De un lado directa del criminal, pero de otro de las políticas de los gobiernos "progresistas" que no sólo permiten sino que defienden las condiciones para que esto siga sucediendo.

Lo mismo que te quejas que

Lo mismo que te quejas que ocurre en tu país, sucedió en América con la llegada de los españoles. Y diría que fue incluso peor pues todos eran indocumentados, sin cultura, muchos delincuentes y presidiarios. Llegaron a estorbar la tranquila vida de los que vivían acá desde antes, llegaron a robar, a saquear, a violar y a mutilar. Los indígenas de Chile, mi país, no tenían noción de lo que era la mutilación, pero los españoles tuvieron a bien enseñarles, cortando cabezas, cortando manos al que no quería trabajar como esclavo de los españoles. Gran legado, no crees? Y producto del saqueo quedó la miseria. Antes de quejarse por los inmigrantes, muy bien haría España en reconocer el robo hecho durante siglos en nuestra hermosa América.

Al contrario

La Conquista de América, la llegada de los españoles a su continente y la llegada de los inmigrantes latinoamericanos a España no son sólo fenómenos distintos, sino opuestos.

Allá por el siglo XVI, España era la primera potencia del mundo económica-, y también culturalmente. Era lo que se vino a llamar "El siglo de Oro". Así se pudieron financiar las expediciones, y estudios, obras arquitectónicas magnifícas, etc. De esta manera, la llegada de los españoles a su continente supuso lo que hoy se llama "transferencia de tecnología", un flujo de cultura y enseñanzas, desde el propio idioma que usted habla hoy, hasta la ciencia, la arquitectura, etc, fue un acto de aculturación. Por aquellos tiempos, desgraciadamente también había su lado siniestro, la inquisición y la demonización los herejes y de todos aquellos que no confesaran su fe católica estaba aceptado en la cultura. Pero a nosotros también nos invadieron los romanos en su momento, y puedo imaginar que también con su dosis de abusos e ignominias, pero nos dejaron un legado cultural inestimable. También lo hicieron los árabes con su presencia de casi 700 años.

Sin embargo, la llegada de los latinos a España fue el fenómeno opuesto. Ellos no han venido de imperios culturales para transmitir ciencia, literatura, conocimiento, o religión, sino, como le digo, todo lo contrario. Vinieron huyendo de la miseria económica que les rodeaba, la totalidad de ellos sin ningún tipo de formación académica o técnica, de tal manera que esto no ha sido un comensalismo de huésped y anfitrión donde ambos ganan, sino un parasitismo donde uno se beneficia a costa del huésped.

En España tenemos 6 millones de parados, 4 millones de los cuales son inmigrantes. Se han convertido en un lastre económico insostenible que va a hundir España como se hundió la armada invencible y terminó con los siglos de gloria. Estos 4 millones están hipotecados en su mayoría, no trabajan porque no tienen trabajo, hay que mantenerles con subsidios del Estado, pero no hay dinero porque no hay impuestos, y no hay impuestos porque nadie trabaja y como nadie trabaja nadie compra y como nadie compra nadie vende y si nadie vende entonces despiden a más gente y así tenemos más parados que requieren más ayudas del Estado, para terminar en una espiral de cáos que está dilapidando España.

Pero no me interprete usted mal, yo soy un enamorado defensor de Latinoamérica, fundamentalmente de países como Ecuador, Venezuela, y Bolivia, y Argentina, (pero no de Chile, lo siento porque tienen ustedes un gobierno neoliberal cruel). Ustedes están consiguiendo cambiar las reglas de juego del mundo, han re-escrito las reglas de la competencia de mercado velando primero por los intereses nacionales antes que venderse a las multinacionales como lo hicieron antaño.
Adicionalmente tienen en latinomérica un modus vivendi infinitamente más sano que el nuestro en la odiosa Europa. Ustedes viven en verdadera libertad, con leyes laxas y donde uno puede escribir y andar sin que le lean un código de barrras en la frente como nos sucede a los europeos.

Tengo esperanzas de que en latinoamérica se extienda el socialismo humano de Chávez y Correa, es la única posibilidad de vida del resto del mundo.

El pobre legado español en América

Estoy de acuerdo con usted en el sentido de que América Latina está tomando rumbos esperanzadores, bajo la guía de gobiernos como el de Venezuela, que por supuesto apoyo. Y también estoy de acuerdo con que tenemos en Chile un gobierno neoliberal y cruel, que mantiene el lastre dejado por la dictadura y que continuó con los gobiernos de "centro-izquierda" (similares al PSOE).
Pero no concuerdo en la apreciación del legado cultural de España. Es cierto que nos dejaron el idioma, pero eso no lo considero aporte, porque acá había desde antes una riqueza idiomática enorme. Si no hubiera sido por ustedes, hoy hablaríamos nuestras lenguas originarias. Puede que también nos hayan dejado avances técnicos, pero no los suficientes como para decir que gracias a eso, hoy América Latina es una región avanzada. Aportes en el campo de la ciencia no los noto demasiado, como sí lo hicieron los árabes con sus avances en matemáticas, por ejemplo. No se me viene a la mente ningún científico español, algún invento notable, algún avance importante. No. Creo que los Mayas sabían mucho más de astronomía que los españoles, los Aztecas sabían mucho más de cómo organizar una ciudad que lo que sabían los españoles. Acá no había inquisición, no había tortura, no se conocían las armas de fuego (sí, ese fue un "aporte tecnológico"). Es cierto que españa era la potencia en esa época, pero una potencia de muy baja calidad. Tanto así que no supo mantener y hacer perdurar su poder, a pesar de haberse apropiado de un continente casi entero, con todas las enormes riquezas que ahí habían. Una potencia dilapidadora, justamente por el bajo nivel que tenían, comparado con los reinos del norte de Europa (será que el cristianismo hace tender a la mediocridad, en comparación con el protestantismo? Son justamente los países cristianos los que peor lo están pasando con la crisis actual).
Los españoles que llegaron acá, salvo excepciones, eran personas de muy bajo nivel cultural, que vinieron atraídos por el oro. Eso explica no sólo el salvajismo de la Inquisición, que era parte de las estructuras "oficiales", sino que también el salvajismo de quienes se sintieron amos y señores de tierras que no les pertenecían. Recordemos cómo se explotaba hasta la muerte a los indígenas en los minerales de plata del Potosí, en la actual Bolivia. Eso no es inquisición, eso es tortura permanente motivada por el afán de riqueza del conquistador. Lo que se llevaron fue mucho más de lo que dejaron. Se llevaron nuestras riquezas, mataron nuestra cultura ancestral.
Pienso en cómo fue la llegada de los inmigrantes anglosajones a lo que hoy es EEUU. Una cultura diferente, de trabajo, que si bien también cometió excesos, generó un país trabajador. No comparto para nada la forma como EEUU se presenta ante el mundo, pero es un hecho que esa nación se construyó sobre la base de inmigrantes que en su mayoría fueron a trabajar, y no a explotar a los pueblos originarios. Qué diferencia con el prototipo de conquistador español, vago y ambicioso, que vino a que lo sirviera su dotación de esclavos y a llenar sus galeones de oro. El prototipo de inmigrante que llegó a EEUU es el de una persona cuya principal motivación era buscar oportunidades para trabajar.
Si ahora España se llena de inmigrantes de bajas capacidades técnicas, pues bien, en parte es por el pobre legado cultural que España ha dejado en América.

fe de erratas

Quise comparar países católicos con protestantes, y no "cristianos" con protestantes...lo cual carece de lógica.

Una nota sobre Caracas

Pero antes, otra nota sobre el término tan común en FP . "investigador/a".

De esos se cuentan con los dedos de una mano, y la mayoría son españoles. El resto son funcionarios al servicio de la agenda política de FP.

FP sistemáticamente disfruta con la referencia a la criminalidad de Venezuela, pero no le alcanza, o no quiere que le alcance (de ahí la puesta en tela de juicio del término "investigador/a" el origen, la causa primera de este problema. Por eso hay que prestarles algo de mente analítica cuando, o no la tienen, o no la quieren utilizar.

Nunca se han preguntado por qué:

Durante los años de las dictaduras de la Derecha en Venezuela, había decenas de miles de niños que se criaban en las calles. Iban descalzos, esnifaban pegamento, crecían dando y recibiendo puñetazos y navajazos, a la edad ya de 10 años. Esas decenas de miles de niños que se crearon como salvajes entonces, son los adultos de hoy en el año 2012, y son el legado, la herencia que el gobierno de Chávez ha recibido. Si le quitan el polvo a algunos de sus artículos, verán cómo incluso en uno de ellos, una autora de FP escribe que el fenómeno de criminalidad ya había comenzado durante los últimos gobiernos de la derecha. Y como indiqué, el que se lleva la palma en criminalidad es el Estado de Miranda, donde es gobernador, Capriles. Qué coincidencia, eh!

No nieguen este hecho porque hasta la propia ONU ha reconocido los gigantescos avances que Chávez ha hecho en materia de eliminación de ese fenómeno terrible de niños en la calle. Ya no los hay.

Así, con un mínimo conocimiento de psicopedagogía, sabrán que lo que se imprima a fuego en el cerebro formante del niño es imposible de remediar una vez adulto. La tara permanece. Está orgánicamente conformado de una manera. Por tanto, incluso en un entorno más saludable, la mente criminal ya es virtualmente imposible de reparar.

De esta manera, cada vez que hablen de la criminalidad de Venezuela, están atribuyendo la culpabilidad precisamente a quienes más quieren defender: los servidores de la hegemonía anglosajona.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Este texto permite evitar el envío de spam
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.