IMAGEN DESTACADA WEB

馃弳Carlos Villegas V谩zquez馃弳

Grado de Relaciones Internacionales

Ganador de la UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE DE SEVILLA, en la categor铆a 芦Contrarrestando la desinformaci贸n rusa禄, con su proyecto 芦Ganar sin luchar: La desinformaci贸n rusa e Internet 禄, que puede leer aqu铆:

En este texto hago un repaso de la desinformaci贸n rusa, en qu茅 consiste, la amenaza que supone, y propongo medidas que podr铆an atajarla.

 

La publicaci贸n de Internet en la d茅cada de los noventa trajo una verdadera revoluci贸n digital, facilitando la comunicaci贸n y el acceso a todo el conocimiento de la humanidad, as铆 como impulsando nuevas formas de socializaci贸n pol铆tica, como vimos en el caso de las primaveras 谩rabes, revoluciones democr谩ticas que no se abr铆an producido de tal forma de no ser por las facilidades comunicativas que trajo la red. Sin embargo tambi茅n es cierto que aument贸 vulnerabilidades ya presentes en la distribuci贸n de la informaci贸n, que pueden ser sabiamente utilizadas por actores como Rusia para desestabilizar a pa铆ses de occidente.

Ya desde tiempos de la Guerra Fr铆a, Rusia siempre ha dado gran importancia a la guerra de informaci贸n, donde utilizaban la manipulaci贸n y la propaganda adem谩s de la desinformaci贸n, en sus llamadas 鈥渕edidas activas鈥. El objetivo era simplemente desestabilizar y afectar a la mente del enemigo con la completa invenci贸n de datos que ser铆an propagados con los limitados medios de la 茅poca, as铆 surgieron campa帽as aprovechando las tensiones internas estadounidenses, o m谩s rocambolescas como la 鈥淥peration Infektion鈥 (1983), en la que los servicios rusos comenzaron a propagar la falsa historia de que Estados Unidos hab铆a creado el virus del SIDA en un laboratorio.

En la actualidad con la inmediatez de las redes sociales el efecto de las medidas activas rusas, se ve muy potenciado, porque aprovechan la propia psicolog铆a del ser humano, que se ve atra铆do por informaciones llamativas, o que concuerden con sus ideas preconcebidas, aqu铆 entra en juego el sesgo de confirmaci贸n. Personas que son m谩s propensas a compartir informaciones que confirman su ideolog铆a, creando una especie de efecto burbuja, en el que progresivamente se pueden ir radicalizando m谩s y desarrollar una postura m谩s antagonista con la ideolog铆a opuesta.As铆 es como Rusia puede afectar a las democracias occidentales, alimentando a la polarizaci贸n pol铆tica, o las divisiones sociales en materia cultural, como por ejemplo las tensiones raciales en Estados Unidos, el movimiento 鈥淏lack Lives Matter鈥, los grupos 鈥渁ntifa鈥, otros opuestos como el 鈥淎lt-Right鈥, la violencia de las armas y el debate sobre su prohibici贸n, conspiraciones como 鈥淨-Anon鈥, que crean un clima de tensi贸n que puede afectar al correcto funcionamiento de la propia democracia en s铆, con eventos como el asalto al capitolio.

En Europa tambi茅n se producen campa帽as de desinformaci贸n muy desestabilizadoras como es el caso del proceso independentista de Catalu帽a, en el que tomaron parte las informaciones difundidas por 鈥渂ots鈥 rusos en redes sociales, las noticias en muchas ocasiones falsas de medios como RT, propiedad de Rusia, o los probados contactos con l铆deres independentistas. Todo este conjunto de amenazas h铆bridas, que realmente no entienden de fronteras, teniendo en cuenta el mundo globalizado en el que vivimos, puede afectar seriamente la salud de buena parte de las democracias del mundo, y terminar en un escenario de 鈥渧ictoria sin luchar鈥 como apuntaba Sun Tzu en 鈥淓l Arte de la Guerra鈥.

驴Qu茅 podemos hacer para evitarlo?. Al tratarse de una amenaza global, es preciso establecer programas de colaboraci贸n internacionales, entre Europa y Estados Unidos, la OTAN por ejemplo estableci贸 el Centro de excelencia en Ciberdefensa Cooperativa (CCDCOE, 2008), la Uni贸n Europea elabor贸 el Plan de Acci贸n Contra la Desinformaci贸n (2018), y Estados Unidos ataj贸 la desinformaci贸n desde el USCYBERCOM.

Tambi茅n debemos aumentar el monitoreo de los intentos disruptivos rusos, expandir las respuestas operativas a los mismos, atacando las 鈥済ranjas de trolls鈥 rusas y borrando perfiles falsos, todo ello con la ayuda y colaboraci贸n de las empresas de redes sociales como Facebook, que mediante legislaci贸n deber谩n estar obligadas a combatir las informaciones falsas y polarizadoras, como con el mecanismo de Twitter que recomienda no compartir un enlace a un art铆culo sin antes haberlo le铆do debidamente. Tambi茅n tendremos que emplear nuevas medidas innovadoras aprovechando la tecnolog铆a, emplear inteligencia artificial, o nuevos algoritmos que no primen tanto la
inmediatez, sobreinformaci贸n y saturaci贸n del usuario, menos cultura del 鈥渓ike鈥 y m谩s informaci贸n veraz. Todo pasa tambi茅n, como no, por la reeducaci贸n de las personas, especialmente adultas, menos familiarizadas con los bulos y los 鈥渄eepfake鈥, para que aprendan a dudar de ciertas informaciones, o a comprobar datos de manera independiente antes de compartirlos.

De todas estas medidas depende el futuro de nuestras sociedades y democracias, deberemos tomar en serio la amenaza y actuar seriamente contra ella, dejar de jugar al juego de la polarizaci贸n y el populismo. Sabemos que no hay ninguna f贸rmula milagrosa, ninguna panacea contra la desinformaci贸n, pero si actuamos individualmente, reeduc谩ndonos, si exigimos acciones a nuestros Gobiernos y a las redes sociales que tanto se lucran de nuestra constante atenci贸n, estaremos cerca de cerrar el grifo de la intromisi贸n antidemocr谩tica desestabilizadora del r茅gimen de Putin.

 

Para volver a la p谩gina principal pincha aqu铆.

 

El concurso 鈥淒efensa y Yo鈥 es organizado por esglobal con la colaboraci贸n de la Embajada de Estados Unidos en Espa帽a. 
Cambio clim谩tico: una amenaza creciente para la seguridad global