nuclear
Fotolia

¿Cuáles son las repercusiones y los retos?

La última Cumbre del Clima en París (COP21) consiguió lo imposible: poner de acuerdo a todos los países del mundo para que se comprometan a decarbonizar la economía global antes del 2050. El reto es todavía grande: los compromisos actuales, si se cumplen, solamente limitan el aumento de temperatura a 3 grados, todavía muy lejos de los 1,5ºC necesarios para evitar cambios irreversibles en los ecosistemas naturales del planeta. Pero quizás el mensaje más claro enviado por la comunidad internacional fue este: la era de la energía fósil ya se había acabado.

Las repercusiones de esta decisión son inmensas. La economía mundial ha crecido gracias a un suministro casi universal de una energía barata y abundante. Las empresas energéticas han conseguido un enorme poder, tanto como agentes económicos como actores políticos. Solamente en el IBEX, siete multinacionales cotizadas (sobre 35) provienen del sector de la energía, de las cuales cuatro dependen exclusivamente del petróleo o gas. Estas corporaciones se desarrollaron gracias a su simbiosis con los reguladores y la externalización de los daños ambientales y sociales.

El coste pagado por la sociedad por el uso del oro negro ha sido alto: cambio climático, enfermedades por contaminación del aire, pobreza energética, guerras y conflictos, corrupción y blanqueo de dinero. Incluso el terrorismo islámico se beneficia de este recurso fácil de extraer y vender. Sin hablar de los, teóricamente ricos, países productores que han dejado gran parte de su población en condiciones indecentes, mientras unos pocos se han enriquecido.

El horizonte que se perfila con las energías renovables es mucho más esperanzador. El aire y el sol son bienes comunes repartidos por todo el mundo. No pertenecen a ningún país o entidad privada. Son ilimitados y de acceso libre. El sobrecoste ya no es ...