La simple mención de Al Qaeda evoca imágenes de
una eficiente red terrorista dirigida por una poderosa mente criminal. Pero
Al Qaeda es más letal como ideología que como organización.
El alqaedismo seguirá atrayendo partidarios en los años venideros,
con independencia de que Osama Bin Laden continúe o no al frente.


"Al Qaeda es una organización terrorista global"


No. No es tanto una organización
como una ideología. La palabra árabe qaeda se puede traducir como "base
de operaciones" o "fundamento", o también como "precepto" o "método". Los militantes
islámicos siempre la habían interpretado en este último sentido. En 1987, Abdulá
Azzam, el principal ideólogo de los activistas radicales modernos del islamismo
suní, reclamó la existencia de una al-qaeda al-subah (una vanguardia
de los fuertes). Habló de que tenía que haber unos hombres que, mediante acciones
independientes, constituyeran un ejemplo para el resto del mundo islámico y,
de esa forma, galvanizaran la umma (la comunidad mundial de creyentes)
contra sus opresores.

Fue el FBI, durante su investigación de los atentados de 1998 contra
las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania, el que llamó a ese
grupo vagamente estructurado de activistas constituido por Osama Bin Laden y
sus colaboradores "Al Qaeda". Se decidió, en parte, por conservadurismo
institucional y, en parte, porque la agencia federal estadounidense necesitaba
aplicar las leyes antiterroristas convencionales a un adversario que no era
una organización criminal ni terrorista en el sentido tradicional.

Aunque Bin Laden y sus socios fueron capaces de crear en Afganistán una
estructura que atrajo a nuevos reclutas y creó vínculos entre
grupos islamistas militantes que ya existían, nunca establecieron una
red terrorista coherente según el concepto habitual. Al Qaeda funcionaba
como una empresa de capital de riesgo y proporcionaba dinero, contactos y asesoramiento
experto a numerosos grupos ...