¿En qué está equivocándose Berlín?

 













AFP/Getty Images

Figuras caricaturizas de Angela Merkel y miembros del Gobierno español en las Fallas de Valencia, marzo 2013.

 

La reacción de muchos países vecinos contra la agenda de Angela Merkel ha empezado a preocupar seriamente a sus compatriotas. Der Spiegel la acusó de rigorista y de arruinar la construcción del proyecto europeo que había ocupado a todas las generaciones anteriores, mientras que Deutsche Welle se ha preguntado recientemente por qué las calles de España, que siempre había manifestado una opinión favorable hacia Alemania y que no sufrió las agresiones del nazismo durante la II Guerra Mundial, han empezado a llenarse de protestas contra ellos.

China aprovechó la crisis de 1997 para apuntalar su liderazgo moral en Asia y convencer al mundo de que se trataba de una potencia responsable. Fue algo parecido a lo que hizo Estados Unidos a finales de los 80 gracias al impulso de los bonos Brady ante el colapso de Latinoamérica y, después, con la ayuda que le procuró a México cuando descarriló en 1994. La crisis de la eurozona, sin embargo, está desatando la ira contra su gran potencia regional a pesar de que ha financiado la mayor parte de los rescates. ¿Qué hicieron Washington y Pekín para salir reforzados y en qué está equivocándose Berlín?

Estados Unidos creó en 1989 una novedosa estructura financiera que, utilizando como garantía cupones del Tesoro americano a 30 años o títulos con alta calificación crediticia depositados en la Reserva Federal de Nueva York, permitiría que sus vecinos del sur reestructurasen rápidamente sus deudas, que volviesen a los mercados internacionales y que los bancos, sobre todo estadounidenses y ...