Trump_Putin
El Presidente de EE UU, Donald Trump,y su homólogo ruso, Vladímir Putin, en una cumbre del G20, 2017. Saul Loeb/AFP/Getty Images

Una minuciosa recopilación periodística de los pecados de Donald Trump con el Gobierno ruso de Vladímir Putin.


Conspiracion_portadaConspiración: cómo Rusia ayudó a Trump a ganar las elecciones

Luke Harding

2017, Debate


Cualquier seguidor de series policíacas estadounidenses sabe que para poder acusar al malo de un crimen, los buenos deben demostrar al menos tres cosas: medio, motivo y oportunidad. Es decir, que el acusado tenía los medios para cometer el crimen (un cuchillo, por ejemplo), que tenía motivos para hacerlo (una deuda impagada) y que tuvo la oportunidad de llevarlo a cabo (estuvo con la víctima en un callejón oscuro la noche del crimen). Pues bien, el libro de Luke Harding Conspiración: cómo Rusia ayudó a Trump a ganar las elecciones no demuestra que el presidente estadounidense conspirara activamente con el Gobierno ruso, pero sí que demuestra que Donald Trump y Vladímir Putin tuvieron los medios, los motivos y las oportunidades para hacerlo.

Luke Harding es el escritor adecuado para contar esta historia. Su experiencia como corresponsal en Rusia es imprescindible para desenredar una madeja que es muy complicada en su extremo ruso. Del lado estadounidense sólo se ve a un pequeño grupo de aduladores de Trump, presuntuosos e irresponsables, pero en Moscú hay mucho que saber antes de poder apreciar la verdadera importancia de las cosas. Rusia es una galaxia en la que todo gira alrededor de Putin y a veces un ministro es mucho menos poderoso que el presidente de una poco conocida empresa pública. Harding, que también cuenta con experiencia en los oscuros ambientes del espionaje, tiene los conocimientos necesarios para separar el grano de la paja en una historia difícil.

 

La fuerza de lo ...