Un manifestante tunecino con la bandera de Al Qaeda (Fethi Belaid/AFP/GettyImages)
Un manifestante tunecino con la bandera de Al Qaeda (Fethi Belaid/AFP/GettyImages)

Los tentáculos del Estado Islámico llegan al Norte de África, pero las políticas miopes y la mano dura empleadas por los países de la región para combatir a los extremistas no hacen sino fomentar la radicalización.

Al tiempo que emerge en el este del Mediterráneo, el Estado Islámico ya ha alcanzado irremediablemente el Norte de África. Varios grupos terroristas han estado pululando por la región desde hace unos años y algunos han declarado su lealtad a Abou Bakr al Baghdadi, siendo el más importante entre ellos el de los "Soldados del califa de Argelia", una escisión de AQMI (Al Qaeda en el Magreb Islámico) liderada ahora por Abdel Malek el Guri. El caos reinante en esta volátil región debido a su presencia en Libia y los países del Sahel se ve además potenciado por la inundación del armamento conseguido por los distintos grupos extremistas. Los partidarios del Estado Islámico en el Norte de África podrían apoderarse de numerosas armas para llevar a cabo ataques terroristas en la región. Ya han ejecutado a un ciudadano francés en Argelia. Un comprensible sentimiento de inseguridad se ha apoderado de algunos de estos países, puesto que alrededor de 8.000 ciudadanos del Magreb se han desplazado a Siria e Irak para combatir junto a los grupos terroristas. Estas cifras, llamativamente altas, dan claro testimonio del afianzamiento del extremismo islamista en la región. El regreso de estos combatientes a sus países de origen y la presencia de células terroristas clandestinas durmientes vinculadas al Estado Islámico representan una amenaza a la seguridad nacional de los Estados del Norte de África.

Hasta el momento, la represión ha sido la única estrategia empleada por los regímenes autoritarios de la región para doblegar al extremismo. Estos gobiernos ...