La libertad para comprar ropa interior a otras mujeres puede no parecer gran cosa, pero las activistas dicen que es un comienzo.

 









PATRICK BAZ/AFP/Getty Images

 

En la planta de señoras del centro comercial Kingdom Centre de la capital saudí, los vientos de cambio para las mujeres soplan entre las filas de sujetadores. Las barreras de sexo están cayendo entre las fajas y las bragas. En una decisión que, según las activistas saudíes, forma parte de las medidas, tal vez, trascendentales de esta primavera y este verano para relajar una de las legislaciones del mundo que más restricciones impone a la mujer. Arabia Saudí asegura que está modificando las normativas de trabajo con el fin de que las clientas de las tiendas de lencería puedan ser atendidas por señoras.

Da igual que hubiera que cambiar las leyes laborales en 2005-2006, que las activistas saudíes tuvieran que emprender un boicot y una campaña en Internet y que, al final, el propio rey Abdulá tuviera que intervenir este mes para contrarrestar las fatuas sobre las dependientas de lencería, sólo para que las mujeres no tuvieran que hablar con vendedores varones de tamaños de copa y michelines.

En la super conservadora Arabia Saudí, donde el Gobierno del rey Abdulá ha decidido abrir más puestos de trabajo y más oportunidades de educación a las mujeres, y la semana pasada reaccionó con sorprendente indulgencia a las mayores protestas en décadas contra la prohibición de que las mujeres conduzcan, este verano es un  momento de esperanza para los partidarios de que las saudíes tengan más libertad.

“¡Esto es fantástico! Un cambio inmenso”, dice Latifa al Fahed, de 18 años, mientras examina las perchas en la sección de ...