Una mujer se manifiesta contra la corrupción en Sao Paulo, Brasil. (Miguel SchincarioL/AFP/Getty Images)
Una mujer se manifiesta contra la corrupción en Sao Paulo, Brasil. (Miguel SchincarioL/AFP/Getty Images)

Son muchas las voces que aseguran que el presal es el verdadero motivo del impeachment a la presidenta Rousseff, pero otras lo desmienten. ¿Cuál es la situación el sector petrolífero de Brasil y su reflejo en la vida diaria del país?

“Quieren renunciar a la soberanía nacional, mudar el régimen actual de concesiones y entregar los recursos del presal [petróleo] a las multinacionales extranjeras”. Faltaba un día y medio para la votación del impeachment contra la presidenta de Brasil. El 15 de abril, Dilma Rousseff decidió suspender su comparecencia en televisión y optó por lanzar un mensaje a la nación a través del Twitter.

Aquel viernes, los sondeos ya daban por segura la derrota de la presidenta. Rousseff, todavía en busca de aliados, habló de muchos temas: de las supuestas irregularidades fiscales cometidas para maquillar el déficit presupuestal, razón por la que podría ser alejada del Gobierno; de la inestabilidad política que puede surgir a raíz de esta drástica decisión; de la corrupción y de la voluntad soberana del pueblo; de las conquistas sociales y de los derechos de los brasileños. Y citó el presal.

Esta palabra define el enorme tesoro petrolífero escondido a 7.000 metros de profundidad en las costas de Río de Janeiro, bajo 2.000 metros de sal. Descubiertos en 2006 y presentados al mundo en 2010, estos formidables yacimientos contendrían entre 176.000 y 300.000 millones de barriles de crudo, según distintas fuentes. Es, sin duda, una de las mayores reservas petrolíferas del mundo.

En las semanas previas a la votación del impeachment, en las pancartas de todas las manifestaciones progubernamentales apareció el lema “El presal es nuestro”. “No hay dudas de que el presal está detrás del impeachment. Incluso ...