Canadá intenta crear un modelo social basado en una sociedad inclusiva que reconoce la diversidad y trabaja por la integración de sus minorías, pero, realmente, ¿es así? Pierre Bosset, profesor de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de Quebec, analiza los retos, logros y problemas con los que se enfrenta este modelo.

 









canada

Marc Braibant/AFP/Getty Images

 

esglobal. ¿En qué consiste la Carta de Valores que se quiere aprobar en Quebec?

Pierre Bosset. La Carta de Valores es una propuesta reciente -aún no se ha adoptado-, cuya premisa fundamental afirma que el estado de Quebec debería ser neutral en el ámbito religioso. Algo sobre lo que existe un amplio consenso. No hay tanto acuerdo, sin embargo, a la hora de establecer qué se entiende por neutralidad. Según la Carta, la neutralidad implicaría, entre otras cosas, que los funcionarios no podrán mostrar ningún símbolo religioso: ni kipás judías, ni hiyabs musulmanas, etc. En caso contrario, podrían perder sus trabajos. Por otro lado, el documento dice que la Administración no tiene ningún problema en aceptar la herencia histórica católica. Eso implica, por ejemplo, que se mantendrán los crucifijos presentes en el Parlamento. Es decir, Quebec quiere ser neutral, pero no de igual manera con todas las religiones. Resulta cuanto menos contradictorio, por decirlo de una manera suave. Creo que trata de jugar a dos bandas y, en mi opinión, no tiene sentido. Puede ser considerado hipócrita, porque aquellos que defienden la neutralidad absoluta del Estado en el plano religioso defienden al mismo tiempo la herencia católica del mismo. No se pueden defender al mismo tiempo ambas posturas, pero eso es lo que la Carta dice.

 

esglobal. ¿Qué opinan los practicantes ...