GettyImages-907688720_italia_portada
Un hombre en el Ministerio de Interior mira los logos de los partidos registrados para las elecciones generales italiana de marzo (Filippo Monteforte/AFP/Getty Images)

Ya se han presentado las coaliciones con las que los principales partidos concurrirán a las elecciones generales italianas, previstas para el 4 de marzo. No ha habido sorpresas importantes, ya que, en realidad, no había mucho margen de maniobra.

Por el centroderecha, y dado el éxito obtenido en los comicios regionales de Sicilia en el pasado mes de octubre, vuelve a presentarse la clásica coalición que en su momento se conoció como Polo de las Libertades, y también como Casa de las Libertades, y que permitió a Silvio Berlusconi vencer en las elecciones de 1994, 2001 y 2008. Está formada por: Forza Italia del ex primer ministro lombardo, situado más al centro político; a su derecha Hermanos de Italia de Giorgia Meloni (herederos directos de la Alianza Nacional de Gianfranco Fini); y más a la derecha la Liga Norte de Matteo Salvini, heredero a su vez de Umberto Bossi. Éste último ha decidido que su partido sea rebautizado como simplemente Liga, suprimiendo el Norte, con la idea de poder ampliar la base de su electorado.

Esta coalición de centroderecha tiene como puntos fuertes el desgaste que su principal rival, el Partido Democrático (PD), viene sufriendo por los cinco años que ha estado en el poder, a través de las figuras de Enrico Letta, Matteo Renzi y Paolo Gentiloni, los tres presidentes del Consejo de Ministros que ha tenido la última legislatura. Y también por la fuerte división interna, que llevó a que el sector más situado a la izquierda, encabezado por el ex primer ministro Massimo D´Alema y por el ex ministro Pier Luigi Bersani, se marchara para fundar un nuevo partido: Artículo I-Movimiento Democrático y ...