A LOS EMPRESARIOS MEDITERRÁNEOS. URGENTE: Cómo construir un`tigre magrebí. Los empresarios del sur de Europa y del norte de África pueden lograr, antes de 2020, un Magreb integrado capaz de competir con el resto del mundo

A: Los empresarios mediterráneos

DE: Francis Ghilès

RE: El coste del no Magreb

Más que realizar diagnósticos sobre el estado actual de los

países del Magreb y su relación con España y Europa,

conviene animar a los actores económicos y culturales a reflexionar

sobre los medios necesarios para que el norte de África pueda ocupar

en 2020 el lugar que le corresponde y sea escuchado en los países

de la orilla septentrional y en el resto del mundo. Las relaciones entre

los países magrebíes, y entre éstos y los de Europa,

recuerdan a un diálogo de sordos que tiene lugar con el telón

de fondo de la creciente diferencia de riqueza entre las dos riberas del

Mediterráneo.

Hasta el momento, las dos orillas no han logrado conjugar migraciones internacionales

e integración regional o, dicho de otro modo, promover un juego en

el que todos ganen. La reducción del crecimiento demográfico

en el Magreb tiene innumerables ventajas económicas y sociales y es

necesaria, aunque no suficiente, para la transición democrática.

Sin embargo, sus beneficios son más evidentes para la población

en general que para los recién llegados al mercado de trabajo que

van a sumarse a los parados existentes. Superar el rechazo que provoca la

fe musulmana —real o supuesta— de estos inmigrantes sigue siendo

un desafío para los Estados de las dos orillas.

El cierre de la frontera entre Argelia y Marruecos, la escasez de los intercambios

comerciales, financieros y humanos entre países de una región

con múltiples vínculos históricos frenan su crecimiento

económico y avisan de que les espera un futuro incierto. Todo esto

desanima a los inversores privados, tanto nacionales como extranjeros, y

estimula la fuga de capitales. Muchos magrebíes sueñan con

la construcción de un espacio común económico, cultural

y humano que no condene al olvido épocas ...