¿Puede el nacionalismo ser una herramienta útil en la lucha contra el cambio climático? He aquí una lectura provocadora sobre cómo conseguir el apoyo a políticas verdes por parte de las sociedades occidentales.

Climate Change and the Nation State

Anatol Lieven

Allen & Unwin

Una idea que hasta hace un tiempo resultaba impensable está convirtiéndose rápidamente en mainstream: las emisiones deberían reducirse hasta lograr el cero neto lo antes posible. Pese a 30 años de esfuerzos para detener los gases de efecto invernadero, el mundo no ha tenido grandes resultados y los retos que plantea el cambio climático se sitúan ahora en el mismo nivel que la Revolución Industrial y los grandes movimientos de población provocados por las dos guerras mundiales como el desafío que realmente nos exige estar a la altura en las próximas dos décadas. ¿Qué es lo primero que deberían hacer los políticos? ¿Quién va a pagar la factura? ¿Cómo vamos a convencer a los votantes de las democracias occidentales para que protejan a personas que aún no han nacido? ¿Cuál es la mejor manera de vencer la enorme resistencia al cambio? En otras palabras, ¿cómo podemos plantear las radicales reformas a nuestros modos de producción, de viajar y de consumo que, al menos en los países más ricos, sentimos que son inevitables?

El profesor británico Anatol Lieven no es ajeno a las controversias y Climate change and the Nation State (El cambio climático y el Estado nación] es realmente provocador. No nos falta la tecnología, argumenta, ni tampoco el dinero, pero las élites de todo el mundo no están motivadas porque, siendo lo que el autor llama “élites residuales”, han sido configuradas por conflictos pasados ​​y son bastante incapaces de adaptarse. Lieven explica por qué las élites de seguridad occidentales se han inclinado, en su opinión, hacia la ...