¿Y qué si tiene el PIB per cápita más alto del mundo? Una visita a la endeudada capital de la complacencia europea.

 









luxemburgo

GEORGES GOBET/AFP/Getty Images

 

 

En el corazón oscuro de Europa descansa una nación podrida hasta la médula. Conocida por ser el paraíso bancario secreto en el que el líder de Corea del Norte, Kim Jong Il, supuestamente ha guardado miles de millones de dólares, su economía está unida a los antojos de los caprichosos mercados financieros globales. Su deuda externa per cápita es 84 veces la de un país acosado por la deuda como Estados Unidos (unos 2,32 millones de euros por cada hombre, mujer o niño). La democracia es un chiste, socavada por la existencia de un jefe de Estado cuyo cargo es no electo y hereditario y que puede disolver el Parlamento y nombrar a algunos de sus miembros. Sus atormentados ciudadanos están preocupados por lo sostenible que pueda ser su cada vez más frágil nación, lo que no resulta sorprendente dado que los extranjeros constituyen un 44% de la población y el equivalente a otro 25% invade el país cada día solo para ir a trabajar.

Así que, ¿dónde está esta cloaca de la Unión Europea, este cáncer del continente? ¿Grecia? ¿Los Balcanes? No exactamente. Contemplen el Gran Ducado de Luxemburgo, con una población de 503.000 habitantes, un diminuto lunar en el mapa entre Bélgica, Francia y Alemania.

No hay duda de que los ciclistas y los excursionistas pueden considerar a este país como un paraíso de vegetación, con sus ondulantes colinas verdes y exuberantes prados. Los banqueros pueden quedar maravillados ante su espectacular riqueza: Luxemburgo se enorgullece de tener el PIB per cápita ...