Ratko Mladic junto a sus abogados antes de escuchar el veredicto del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (Michel Porro/Getty Images)

He aquí las claves para entender qué significa para Serbia y algunos países de la región balcánica el veredicto contra Ratko Mladić.

Ratko Mladić ha sido declarado culpable de genocidio por su papel en varias de las peores atrocidades cometidas en la guerra de Bosnia hace más de 20 años. El antiguo jefe del Ejército serbobosnio ha sido condenado a cadena perpetua por ordenar la matanza de más de 7.000 hombres y niños musulmanes bosnios en Srebrenica, en 1995, y el sitio de Sarajevo. El veredicto impartido hoy representa un final simbólico para el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY), que está a punto de cerrar sus puertas para siempre. El veredicto contra Mladić pretende pasar página, al menos en términos judiciales, sobre el capítulo más oscuro de la historia de Europa tras la Segunda Guerra Mundial. Se ha hecho justicia, pero ¿permitirá la reconciliación en la región? Seguramente no.

Las primeras reacciones en los Balcanes tras el veredicto muestran que en la antigua Yugoslavia no han cambiado mucho las cosas. Las autoridades musulmanas de Bosnia han celebrado la sentencia, y Bakir Izetbegović, el miembro musulmán de la presidencia colectiva del país, ha expresado su esperanza en que el veredicto ayude a dejar de achacar la culpa a todo un pueblo y la haga recaer sobre los individuos. También ha dicho que nadie debe considerar héroes a personas como Mladić ni dar su nombre a calles y escuelas. Por el contrario, su colega serbobosnio ha condenado la decisión como una muestra más del trato negativo que reciben los serbios. Y el Gobierno de Serbia ha tenido una reacción similar.

A principios de julio de 1995, ...