Jose Cabeza/AFP/Getty Images
Jose Cabeza/AFP/Getty Images

Venezuela y la Unión Europea son los perdedores del acercamiento entre la isla y Estados Unidos. ¿Por qué?

Tras el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos ya nada será como antes. Servirá a los fines de ambos gobiernos: La Habana espera obtener beneficios económicos y Washington abre una nueva etapa de relaciones con América Latina. Los dos principales perdedores de esta gran jugada son Venezuela, que puede perder su principal aliado ideológico en un momento de enfrentamiento con EE UU, y la Unión Europea que se ha quedado fuera de juego, a pesar de que después de tantos años, Washington ha seguido la política europea de compromiso.

El principal ganador será Cuba. Desde la revolución, los cambios estratégicos en la política exterior de la isla han garantizado la sobrevivencia del régimen castrista. A diferencia del gradualismo económico y político interno, la política exterior se ha caracterizado por su extremo pragmatismo y su flexibilidad ante las diversas coyunturas internacionales. El cambio de las alianzas externas de Cuba ha sido un factor decisivo para garantizar la continuidad del proyecto político revolucionario y post-revolucionario. Esta realpolitik a la cubana forjó durante la guerra fría la lucrativa alianza económica con la URSS con la que intercambió petróleo y azúcar, un esquema que se repitió tras la caída del Muro de Berlín con Venezuela, su principal socio económico que suministra crudo y recibe recursos humanos de la isla.

Consciente del alto riesgo que supone el negocio con un Estado frágil como Venezuela, máxime cuando la revolución bolivariana podría tener los días contados después de la muerte de Chávez y la caída del precio internacional del petróleo, el Gobierno cubano se ha buscado un nuevo aliado más poderoso para garantizarla sobrevivencia económica y política: Estados Unidos, el enemigo histórico que justificó durante décadas ...