Claves para entender por qué un individuo se radicaliza.

 



















AFP/Getty Images

Uno de los elementos novedosos del atentado de Boston, dentro del espectro del terrorismo de corte islamista internacional, es la autoría, y en suelo estadounidense, por parte de individuos de origen caucásico. Hasta la fecha se podrían contar con los dedos de una mano los individuos de este origen que han sido detenidos o relacionados con atentados terroristas en Occidente. Si bien el conflicto del Cáucaso se mantiene circunscrito al ámbito de la guerra con Rusia y al separatismo, desde la proclamación del emirato del Cáucaso por parte del líder checheno Dokú Umarov en 2007, éste trató de extenderlo más allá de la región, pero siempre hacia Moscú y dentro de los límites del conflicto con la unicidad rusa. Y así se mantiene, y ningún grupo terrorista de la zona ha reivindicado la autoría del atentado de Boston. A partir de 2006, en que Umarov se autoproclamó presidente de la República de Ischkeria y anunció la creación del emirato del Cáucaso un año después, anexionando grupos de regiones colindantes a su lucha, el terrorismo de la zona pasó de ser exclusivamente separatista y con objetivos selectivos (sobre todo policía y políticos) a convertirse en yihadista internacional: atentados masivos, objetivos civiles, tácticas terroristas suicidas, uso de dispositivos IEDS, sin olvidar la incorporación de la propaganda y las despedidas suicidas por Internet.

Las dos guerras chechenas han acabado por radicalizar mucho el conflicto sobre una base de población que provenía de una tendencia sufí. Un conflicto desarrollado en clave interna sobre el que a la comunidad internacional le resulta imposible intervenir (ni tan siquiera para ...