Desmontando los mitos que giran en torno al poderío israelí.

 

ABBAS MOMANI/AFP/GettyImages
ABBAS MOMANI/AFP/GettyImages

Es la institución mejor valorada del país


Sin duda. Según todas las encuestas de opinión, el Tsahal (acrónimo hebreo de Tzva HaHaganá le Israel o “Fuerzas de Defensa de Israel”) es la institución que mayor confianza inspira entre la población, contando con el apoyo mayoritario de la ciudadanía. Este alto nivel de satisfacción obedece a razones históricas. Los israelíes se sienten orgullosos de sus Fuerzas Armadas dado que éstas han garantizado su supervivencia y salvaguardado su seguridad durante sus breves 65 años de existencia. Después del profundo trauma causado por los horrores del Holocausto dentro del inconsciente colectivo del pueblo judío, Israel se conceptuó como un refugio frente al antisemitismo –fenómeno que alcanzó su paroxismo con el nazismo alemán– pero que previamente se había reproducido en otros momentos y lugares de la historia de la humanidad. Desde este punto de vista, la fortaleza del Tsahal constituye la principal garantía de que nunca más volverá a producirse un nuevo genocidio.

Otra de las razones que justifican su amplia aceptación popular es el hecho de que el servicio militar sea obligatorio, tanto para los hombres como para las mujeres, lo que le ha convertido en el principal instrumento de socialización para los israelíes. También resulta un instrumento muy útil para la integración de los nuevos inmigrantes –los olim hadashim– como por ejemplo de aquellos llegados de Rusia o de las repúblicas ex soviéticas y, especialmente, de los falashmura procedentes de Etiopía. No obstante, hay organizaciones –aunque sean minoritarias– que fomentan la objeción de conciencia, como hace Yesh Gvul, aún a riesgo de que sus integrantes y simpatizantes terminen detenidos. Igualmente, hay otras como Breaking the Silence que no cuestionan tanto el ...