¿Podría la participación de la milicia chií en el conflicto sirio desatar una guerra sectaria en Líbano?

 










AFP/Getty Images

 

 

“Hezbolá es una organización terrorista”


Para muchos. Hezbolá consta como organización terrorista extranjera en las listas de Estados Unidos desde 1997. Así como en la de los Países Bajos, del Consejo de Cooperación del Golfo, de Inglaterra, Australia, Canadá e Israel. Recientemente, la UE ha incluido a su brazo militar también. Una decisión que podría dificultar las relaciones políticas y económica con el Gobierno libanés dado que la rama política de Hezbolá es miembro de la coalición que lidera Líbano.

A finales de los 80, la milicia lideró una oleada de secuestros de extranjeros, liberando al último rehén en 1991. El mayor acto de terrorismo perpetrado se remonta a
1983, donde murieron 301 personas en dos atentados simultáneos, la mayoría uniformados estadounidenses y franceses.

Con el acuerdo de TAEF en 1989, que puso fin a  la Guerra Civil libanesa, todas las milicias se disolvieron abandonando las armas excepto Hezbolá, que desde entonces no ha dejado de fortalecerse hasta ser considerada la milicia más fuerte de Oriente Medio y más poderosa que el propio Ejército libanés. Se calculan que tiene entre 6.000 y 10.000 efectivos, mientras que centros en consonancia con la organización llegan a estimar hasta en 65.000 sus combatientes.

En 1992, Hezbolá se insertó la vida política, participando por primera vez en los comicios y ganando 12 escaños. Hoy, forma parte de la coalición política que gobierna el país de los cedros.

En los últimos meses y con la participación abierta de la milicia en el conflicto sirio junto al régimen de Bachar al Assad, ...