(Getty Images)

¿Qué hay detrás de la historia de amor con el dinero sucio de oligarcas rusos y autócratas con los banqueros, abogados y políticos en Occidente?

Butler to the World: How Britain Became the Servant of Tycoons, Tax Dodgers, Kleptocrats and Criminals

Oliver Bullough

Profile Books, 2022

The Enablers: How the West Supports Kleptocrats and Corruption – Endangering Our Democracy

Frank Vogl

Rowman and Littlefield, 2022

Dos cauces de dinero sostienen al presidente Vladímir Putin y sus colegas cleptócratas: el primero lleva el dinero occidental a Rusia para pagar el petróleo y el gas y el otro lo lleva de vuelta, una vez robado, para guardarlo de forma segura en los mercados inmobiliarios, las universidades y los partidos políticos europeos y norteamericanos. Los Papeles de Panamá dejaron claro de qué forma las multinacionales occidentales se aseguran los derechos de perforación de petróleo y gas en Rusia (pero también en Nigeria, Angola, etcétera) y quién estaba detrás de las empresas de propiedad anónima registradas en lugares como Guernsey, Chipre, las Islas Vírgenes Británicas y Luxemburgo, que forman parte de las economías occidentales. La lucha contra la marea, cada vez mayor, de dinero sucio ha adquirido nuevo impulso desde la invasión rusa de Ucrania, aunque sea difícil creer al primer ministro británico Boris Johnson cuando dice que “en Reino Unido no hay cabida para el dinero sucio”. Estas afirmaciones resultan ridículas cuando se piensa en la enorme presencia de los principales oligarcas rusos en el mundo inmobiliario y la sociedad de Londres, como donantes de sus grandes universidades y del Partido Conservador, que está inundado de dinero ruso. Por algo la ciudad recibe el apodo de Londongrado. Los beneficiarios de la generosidad rusa consideran a Putin más un padrino que un hombre de Estado. Lo malo es que, después de haber ...