Testimonios sobre cómo la indiferencia a la muerte de civiles palestinos se ha instalado en los métodos de combate utilizados por la fuerza aérea del Ejército de Israel.

Completé mi servicio militar como oficial de operaciones en el centro de mando de la fuerza aérea israelí hace una década. Recuerdo muy bien los pasillos subterráneos con luces fluorescentes desde donde el Ejército israelí conduce sus ataques aéreos. Recuerdo el asombro que sentimos todos, parados ante las cabinas de ataque, durante las operaciones: se trata de habitaciones llenas de pantallas en las que se proyectaban las fotografías de los objetivos y el parpadeo de los vídeos filmados desde las cabezas de los misiles de precisión de camino hacia sus objetivos.

Niños palestinos miran un avión israelí en Beit Lahia, norte de la Franja de Gaza, agosto 2014. Mohammed Abed/AFP/Getty Images
Niños palestinos miran un avión israelí en Beit Lahia, norte de la Franja de Gaza, agosto 2014. Mohammed Abed/AFP/Getty Images

En ese momento, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) introdujeron la doctrina de combate llamada “liquidación de objetivos”. La finalidad de ésta, como lo entendí entonces, era atacar desde el aire a individuos considerados como un peligro inminente con operativos de precisión quirúrgica.

En un artículo escrito en 2007, por el ex Jefe de Estado Mayor Moshé Yaalon que ahora es ministro de Defensa, afirmó que la “liquidación de objetivos” se llevaría a cabo sólo cuando no quedara otra opción. Afirmó que acciones como éstas, debido a su sensibilidad, necesitan la aprobación de los niveles políticos y militares de más alto rango. También dijo que en siete años, había habido un único caso en el que un ataque de ese tipo fue aprobado con el conocimiento de que supondría alguna víctima palestina inocente.

En el verano de 2014, regresé, en mi mente, a los pasillos subterráneos con iluminación fluorescentes. El número de civiles muertos en ataques aéreos israelíes durante ...