Es célebre la atribución de Tucídides de la Guerra del Peloponeso al ascenso al poder de Atenas y al temor que eso creó en Esparta. Hace un siglo, el ascenso de Alemania y el miedo que creó en Gran Bretaña contribuyó a provocar la Primera Guerra Mundial. Ahora en algunos círculos ha pasado a convertirse en una creencia establecida el que el ascenso de China, y el temor que eso está creando en Estados Unidos —donde encuestas recientes muestran que el 60 % de la población cree que el país está en declive—, podría condenar el siglo XXI a un destino similar. En palabras del académico John Mearsheimer, el ascenso de China no puede ser pacífico.

FP CUESTIONA MÁS CREENCIAS ESTABLECIDAS

Uno debería mostrarse escéptico respecto a tan funestas predicciones. Los estadounidenses atraviesan ciclos de pesimismo sobre su decadencia aproximadamente cada década, pero eso nos dice más sobre la psicología de EE UU que sobre sus recursos como potencia. No sólo es probable que siga siendo el país más poderoso en la primera mitad de este siglo, sino que a China le queda mucho por recorrer para alcanzarlo en poder militar, económico o blando.

En contraste, Alemania en 1900 ya había sobrepasado a Gran Bretaña en potencia industrial, y el káiser andaba poniendo en práctica una política exterior y militar arriesgada y de orientación global que estaba condenada a provocar un conflicto. Pero China hoy ha centrado sus políticas fundamentalmente en su región y en su propio crecimiento. El modelo económico leninista de mercado de China es atractivo en los países autoritarios, pero el llamado “Consenso de Pekín” tiene el efecto opuesto en la mayoría de las democracias.

E incluso si el PIB de China sobrepasa al de Estados Unidos alrededor del año 2027 (como prevé ahora Goldman Sachs), las ...