Cómo mejorar el diseño, seguimiento y evaluación  de programas estatales.

Politicas_publicas
Fotolia/alexskopje

Para entender cuáles son las capacidades que determinan el desempeño del Estado, resulta útil desarrollar un marco conceptual que describa el ciclo de las políticas públicas. Esto permite definir indicadores de desempeño correspondientes a cada etapa de este proceso. La política pública pasa por un ciclo de tres fases: formulación y diseño; implementación y alcance a la población objetivo; y resultados y evaluación.

La efectiva provisión de bienes y servicios públicos depende de que en cada una de estas etapas se cumplan de forma satisfactoria los procesos involucrados y no se interrumpa el círculo virtuoso de aprendizaje y mejora de los servicios. Ello depende, a su vez, de la presencia de capacidades en el interior de las organizaciones (por ejemplo, disponibilidad de información; funcionarios idóneos, motivados y con incentivos por cumplir sus tareas; un sistema eficiente de compras públicas, etcétera) y una adecuada interacción entre estas organizaciones y los usuarios de los servicios.

La etapa de diseño es intensiva en el uso de información y capacidades técnicas. En esta instancia participan las áreas de planeamiento de las agencias públicas junto con los niveles gerenciales de los diversos ministerios definiéndose las características más importantes de los programas. En esta etapa, es muy importante definir claramente cuáles son las metas y los objetivos que se quieren alcanzar. No solo es importante definir los objetivos finales, sino también precisar metas intermedias que contribuyan a alcanzarlos. Por ejemplo, en el caso de un programa de vacunación contra la gripe en niños recién nacidos en ambientes vulnerables, el objetivo de la política podría ser reducir la mortalidad infantil debida a esta enfermedad en un determinado porcentaje; mientras que una meta intermedia podría ser la vacunación de una cierta cantidad de niños en una ...