Árboles de viento expuestos en diciembre de 2015 con motivo de COP21 en París, son la última innovación en energías renovables. (Loic Venance/AFP/Getty Images)
Árboles de viento expuestos en diciembre de 2015 con motivo de COP21 en París, son la última innovación en energías renovables. (Loic Venance/AFP/Getty Images)

¿Cuáles son los motivos que hacen difícil la transición energética?

La economía mundial está experimentando la mayor transformación desde la Revolución Industrial. La energía renovable tiene un papel crucial con vistas a hacer realidad el futuro de las bajas emisiones de carbono previsto en el Acuerdo de París. Sin embargo, la transición a una economía baja en carbono está en una situación crítica por varias razones.

En primer lugar, las tecnologías de energía renovable se extienden sin cesar en todo el mundo, incluso en un periodo de bajos precios del petróleo.

En 2013, las energías renovables (incluida la hidroeléctrica), en su conjunto, superaron al gas natural y se convirtieron en la segunda fuente de electricidad del mundo (22%), después del carbón. La energía solar y la eólica, juntas (5,4%) sobrepasaron al petróleo por primera vez. Desde entonces, cada año, el mundo aumenta más la capacidad de producción de energía renovable que el carbón, el gas natural y el crudo, juntos. En 2015, ese crecimiento marcó un récord: Asia la expandió un 12%, mientras que Europa y Norteamérica la incrementaron un 5-6% según datos de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA 2016).

El desarrollo tecnológico y su utilización viven una rápida transformación. Los módulos solares fotovoltaicos cuestan tres cuartas partes menos que en 2009, y los precios de las turbinas de viento cuestan un tercio menos; además, son cada vez más eficientes. Como consecuencia, la electricidad procedente del sol y el viento es cada vez más competitiva y se utiliza para usos domésticos en numerosos países. Se trata de una tendencia que va a continuar, con nuevas reducciones de los costes de hasta el ...