Gas_mediterrane_1200x400
Vista general de un barco de regasificación en la costa israelí en el mar Mediterráneo. Menahem Kahana/AFP/Getty Images

Los recientes descubrimientos de gas natural en el Mediterráneo oriental pueden suponer nuevas oportunidades para los países de la región al tiempo que una nueva fuente de conflictos.

“En contra de las percepciones locales en el Mediterráneo oriental, la voluntad política por sí sola no convertirá los proyectos en realidad”, señala Charles Ellinas, experto en el sector de los hidrocarburos en Chipre, en la obra colectiva Los desafíos políticos y económicos de la energía en Oriente Medio y Norte de África. La voluntad política, presente desde 2009, cuando varios importantes yacimientos de gas natural fueron descubiertos en el Mediterráneo oriental, ha terminando donde comienza la soberanía nacional y los contenciosos políticos persisten por décadas.

 

El contencioso turco-chipriota

Gas_Mediterraneo_mapa
Un mapa que nuestra un gaseoducto entre Israel y Europa, pasando por Chipre, en una cumbre sobre energía celebrada en Tel Aviv, Israel, 2017. Jack GUEZ/AFP/Getty Images

No se pueden entender los problemas provocados por el descubrimiento de los yacimientos petrolíferos sin tener en cuenta la situación de la delimitación de las aguas territoriales de cada uno de los países. En la actualidad, existen fronteras marítimas entre Egipto y Chipre (2003), Chipre y Líbano (2007) y Chipre e Israel (2010). Sin embargo, estas son inexistentes entre Israel y Líbano, así como entre Chipre y Turquía.

En el caso de Chipre, esta situación se debe al conflicto que vive la isla desde hace más de 40 años entre el Gobierno chipriota y la República Turca del Norte de Chipre, internacionalmente reconocida por Turquía. Estos dos últimos se oponen tajantemente a la construcción del gaseoducto EastMed (que uniría los yacimientos israelíes y chipriotas a través de Creta y hasta la Grecia continental) por considerarla una ...