• Il Ritorno del Principe. Saverio Lodato y Roberto Scarpinato, Chiarelettere (2008), 368 páginas.
  • Toghe Rotte. Bruno Tinti, Chiarelettere (2007), 181 páginas.
  • Se Li Conosci Li Eviti. Peter Gomez y Marco Travaglio, Chiarelettere (2008), 571 páginas.
  • Gomorra. Roberto Saviano, Editorial Debate (2007), 328 páginas.
  • Polo Nord: La nuova terra dei padrini del Sud. Fabio Abati e Igor Greganti, Selene (2008), 182 páginas.
  • Solo per Giustizia. Raffaele Cantone Mondadori (2008), 334 páginas.

Vincenzo Guida es el famoso jefe criminal de Nápoles. En 2006, su clan de la Camorra estaba consiguiendo infiltrarse en Milán. A finales de otoño, sin embargo, las autoridades italianas estaban tras la pista de Guida y habían pinchado los teléfonos de su abogada, Barbara Sabadini. Entonces, Sabadini llamó al congresista Francesco de Luca, miembro del partido del primer ministro Silvio Berlusconi, para rogarle que utilizara su influencia en ayuda de sus clientes criminales. De Luca semostró encantado de hacer el favor y aludió a un “amigo”, un juez que iba a hacerse cargo del juicio de Guida. Según informó el Corriere della Sera el año pasado, la policía italiana estaba oyendo todo esto.

Los investigadores debieron de pensar que les había tocado la lotería, hasta que se dieron cuenta de que escuchaban la conversación de un miembro del Parlamento. En aquel momento, la Ley Boato italiana exigía convenientemente el permiso de la Cámara para interceptar llamadas telefónicas de cargos electos. Así que tuvieron que cancelar la escucha. Antes de que la policía obtuviera la autorización para investigar, el Parlamento fue disuelto y se convocaron elecciones. De Luca resultó reelegido, y el año pasado sólo se detuvo a unos cuantos miembros del clan de Guida.

Las historias de este tipo no son extrañas en Italia. Es indudable que la Mafia tiene poder en el país desde hace mucho tiempo, ...