Mujeres Tzotzil convertidas al islam en México. Yuri Cortez/AFP/Getty Images
Mujeres Tzotzil convertidas al islam en México. Yuri Cortez/AFP/Getty Images

La región alberga una importante comunidad musulmana cuya presencia se remonta al siglo XVI, aunque no fue hasta el siglo XIX, con la importante inmigración árabe de países como Líbano, Palestina o Siria, cuando pudo hablarse del asentamiento definitivo del islam en Latinoamérica. He aquí seis países donde los musulmanes representan una minoría bastante numerosa o están en continua expansión.

Argentina

Es uno de los países que más inmigrantes procedentes de Oriente Medio recibió durante los siglos XIX y XX. De acuerdo con censos de la época, los sirios y libaneses conformaban el tercer grupo étnico más grande de Argentina, y  aunque la mayoría eran cristianos o maronitas, se estima que uno de cada tres profesaba el islam. Los árabes musulmanes se integraron rápidamente en la sociedad argentina, que junto a la inexistencia de instituciones religiosas, llevó a una pérdida cultural y religiosa de muchas familias. Sin embargo, la llegada al poder de un presidente descendiente de sirios y practicante del islam, aunque convertido al catolicismo, Carlos Menem,  y los dos grandes atentados en los 90 a objetivos judíos en Buenos Aires −perpetrados presuntamente por musulmanes de origen libanés, miembros del Hezbolá− pusieron el foco sobre la comunidad musulmana argentina, reactivando la  conciencia de pertenecía en el país. Posteriormente, tras los atentados del 11 de septiembre, esta comunidad intensificó las labores de difusión y de explicación de la cultura y las prácticas religiosas en un intento de romper los estereotipos y los prejuicios que sobre ella pesaban, lo que reforzó aún más el deseo de acercamiento al islam mediante las conversiones y la recuperación de los vínculos seculares.

Desde finales de los 90, se ha sumado a los musulmanes árabes una comunidad islámica conformada por inmigrantes procedentes de África, ...