En un mundo tan complejo como en el que vivimos, se hace imprescindible contar con los conocimientos necesarios para entender la realidad que nos afecta y anticipar el futuro que nos aguarda. El Máster en Política Exterior de la Universidad Internacional de Valencia es una herramienta para lograrlo.

GettyImages-912015536 (2) (1)
@ Creative Getty Images


El orden internacional liberal que se trató de imponer tras el fin de la II Guerra Mundial pareció triunfar finalmente con la caída del Imperio Soviético. La década de 1990 se inauguró con la promesa de un nuevo orden mundial donde por fin la cooperación internacional a través de la Organización de Naciones Unidas se hiciese realidad. La invasión de Kuwait por parte de Saddan Hussein fue el primer test para la nueva realidad. Aunque en ese caso se pasó la prueba, Yugoslavia primero y Somalia y Ruanda más tarde, confirmaron lo ilusorio de la promesa de la concordia mundial. Kosovo solo dio la última palada al efímero intento por crear un orden afín a los principios, valores e intereses Occidentales. Lo que surgió entonces fue un nuevo desorden mundial que tuvo su principal expresión en los ataques terroristas del 11 de septiembre. Por primera vez en mucho tiempo los Estados debían enfrentar amenazas existenciales procedentes de actores no-Estatales. Las reglas se difuminaron y del blanco al negro pasamos a una turbia escala de grises.

En un escenario global donde EE UU ya no es la única hiperpotencia, sino que debe competir con China principalmente, pero también con Rusia, por la primacía mundial, cabe preguntarse qué queda del orden internacional erigido en 1945. Si bien su estructura sigue intacta, los valores en los que se basó están siendo hoy más cuestionados que nunca. Occidente, con Washington a la cabeza, ya no es capaz de ...