El autor y columnista Thomas Friedman habla sobre las perforaciones marinas, su nuevo libro -Caliente, plano y superpoblado: por qué necesitamos una revolución verde y cómo puede regenerar Estados Unidos- y la necesidad de una burbuja de energía verde.

 

Foreign Policy: En su discurso ante la Convención Demócrata, el candidato a la presidencia de Estados Unidos, el senador Barack Obama, prometió que “de aquí a 10 años, acabaremos por fin con nuestra dependencia del petróleo de Oriente Medio”. ¿Eso es posible? ¿Alguna de las personas con las que habla usted cree que es factible?

Thomas Friedman: Bueno, si se refiere sólo a las importaciones de petróleo de Oriente Medio, creo que es posible. No sé exactamente cómo querría llegar él a eso, pero me parece que es un objetivo alcanzable, si está hablando del porcentaje del crudo [estadounidense] que procede de esa zona.

FP: ¿Y qué me dice de las perforaciones? El candidato presidencial republicano, el senador John McCain, su compañera de candidatura, la gobernadora Sarah Palin, y el presidente George W. Bush están insinuando que la relajación de las restricciones ambientales sobre las perforaciones es la forma de promover la independencia energética.











Lea el número de FP EDICIÓN ESPAÑOLA de junio/julio de 2006, en el que Thomas Friedman analiza La primera ley de la petropolítica.

TF: Francamente, me parece una tontería. Nadie cree que frente a las costas [de EE UU] haya suficiente petróleo, a corto e incluso a largo plazo, para asegurarnos la independencia energética. Es una estrategia equivocada, porque, en un mundo caliente, plano y superpoblado, los combustibles fósiles -y especialmente el crudo- van a ser caros y a agotarse. Por consiguiente, habría que centrarse en la próxima gran industria mundial: la tecnología de energías limpias. Cuando oigo a McCain dar golpes en la mesa pidiendo “pozos, pozos, pozos”, me recuerda a alguien que exigiera a golpes máquinas de escribir eléctricas en vísperas de la revolución de la tecnología de la información.

Que conste que no estoy en contra de las perforaciones marinas, porque creo que la tecnología y la seguridad han mejorado muchísimo respecto a los 70, 80 e incluso 90. A lo que sí me opongo es a convertirlas en el elemento central de nuestra política energética. Si lo que dijera McCain fuese “Vamos a perforar, pero vamos a hacer también todos los esfuerzos posibles para innovar la próxima generación de tecnologías de energías limpias”, yo respondería: “Tienes toda la razón, amigo”.

FP: Su nuevo libro se titula Hot, Flat, and Crowded: Why We Need a Green Revolution and How It Can Renew America (Caliente, plano y superpoblado: por qué necesitamos una revolución verde y cómo puede regenerar Estados Unidos). ¿Qué quiere decir con “revolución verde” y cómo se llega a ella?

TF: La revolución verde es cómo producir ...