El autor y columnista Thomas Friedman habla sobre las perforaciones marinas, su nuevo libro -Caliente, plano y superpoblado: por qué necesitamos una revolución verde y cómo puede regenerar Estados Unidos- y la necesidad de una burbuja de energía verde.

 

Foreign Policy: En su discurso ante la Convención Demócrata, el candidato a la presidencia de Estados Unidos, el senador Barack Obama, prometió que “de aquí a 10 años, acabaremos por fin con nuestra dependencia del petróleo de Oriente Medio”. ¿Eso es posible? ¿Alguna de las personas con las que habla usted cree que es factible?

Thomas Friedman: Bueno, si se refiere sólo a las importaciones de petróleo de Oriente Medio, creo que es posible. No sé exactamente cómo querría llegar él a eso, pero me parece que es un objetivo alcanzable, si está hablando del porcentaje del crudo [estadounidense] que procede de esa zona.

FP: ¿Y qué me dice de las perforaciones? El candidato presidencial republicano, el senador John McCain, su compañera de candidatura, la gobernadora Sarah Palin, y el presidente George W. Bush están insinuando que la relajación de las restricciones ambientales sobre las perforaciones es la forma de promover la independencia energética.











Lea el número de FP EDICIÓN ESPAÑOLA de junio/julio de 2006, en el que Thomas Friedman analiza La primera ley de la petropolítica.

TF: Francamente, me parece una tontería. Nadie cree que frente a las costas [de EE UU] haya suficiente petróleo, a corto e incluso a largo plazo, para asegurarnos la independencia energética. Es una estrategia equivocada, porque, en un mundo caliente, plano y superpoblado, los combustibles fósiles -y especialmente el crudo- van a ser caros y a agotarse. Por ...