Defensa_EU_1200x400
El Presidente francés, Emmanuel Macron, saluda a soldados en Estonia durante una cumbre de la UE en el país báltico, septiembre 2017. JANEK SKARZYNSKI/AFP/Getty Images

El debate sobre el ejército europeo vuelve a plantearse. ¿Cuáles serían los principales obstáculos a su establecimiento?

El debate sobre la creación de un ejército europeo se remonta siete décadas atrás cuando la Comunidad Europea de Defensa abrió la oportunidad de avanzar hacia la integración militar en el viejo continente. Aquella iniciativa no llegó a entrar en vigor debido a que la Asamblea Nacional francesa no ratificó el tratado de adhesión.

Desde entonces la idea ha resurgido en ciertas ocasiones, casi siempre en circunstancias, como es el caso actual, en las que el vínculo transatlántico ha mostrado fisuras. De esta forma, el Presidente francés, Emmanuel Macron, ha hecho recientemente un llamamiento a crear un “verdadero ejército europeo” capaz de proteger a los ciudadanos de la UE “de China, de Rusia, e incluso de EE UU”.

La Comisión Europea, así como algunos gobiernos europeos, entre los que se encuentra el español, han mostrado su apoyo a la idea de Macron. Por su lado, el Presidente estadounidense, Donald Trump, considera la propuesta como “insultante”, casi al mismo tiempo que su homólogo ruso, Vladímir Putin, señalaba que se trata de un “proceso positivo".

Todas estas posturas encajan perfectamente en el tablero geoestratégico actual.

La estrategia “América Primero” del Presidente estadounidense y su amparo del unilateralismo han deteriorado progresivamente las relaciones entre EE UU y la UE. La retirada de Estados Unidos del acuerdo con Irán y, más recientemente, del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio con Rusia, el lanzamiento de medidas proteccionistas comerciales y la falta de sintonía en un buen número de otros asuntos son muestras del deterioro de las relaciones entre ambas orillas del Atlántico.

El ...