Reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (Alain Jocard/AFP/Getty Images)
Reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (Alain Jocard/AFP/Getty Images)

Tras un fin de campaña de infarto, España logró su propósito de conseguir un asiento como miembro no permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para el periodo 2015-2016. Fue, según el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ignacio Ybáñez, un esfuerzo que ha contado con el respaldo mayoritario de las fuerzas políticas. En esta entrevista hace un repaso a los objetivos y prioridades y a las implicaciones que tendrá para el papel internacional de España.

esglobal: ¿Cuál es el balance de estos primeros meses, después de lo que costó llegar?

Ignacio Ybáñez: Sí, fue una campaña muy dura. Cuando de repente, al final del proceso te aparece un candidato que no esperas, Turquía, tuvimos que hacer un esfuerzo considerable, en un momento muy complicado, en medio de una crisis económica, con un cambio de gobierno…. Pero se logró superar.

En cuanto al balance, nuestra aspiración es estar a la altura de la responsabilidad que adquieres, ante tus propios conciudadanos y ante todos aquellos países que te han votado.

Nos han dado –y eso demuestra el peso que tiene España y que quiere seguir teniendo- unos expedientes complicados, que los miembros permanentes del Consejo de Seguridad (CS) escogen en función de la capacidad del país. Primero, la presidencia del Comité 1540, (sobre proliferación de armas de destrucción masiva- nucleares, químicas y biológicas). Y la de dos comités de sanciones: el de Corea del Norte, en el que siempre hay diferencias entre los permanentes. Y el de Irán, que durante mucho tiempo ha sido un trabajo de seguimiento, pero que ahora va a ser más complejo, porque si se llega a un acuerdo –y todo indica que así puede ser- será el momento de empezar a desmontar ...