Mural en una calle de Vilna, Lituania, donde aparecen el candidato a la presidencia de EE UU, Donal Trump, besándose con el presidente ruso, Vladímir Putin. PETRAS MALUKAS/AFP/Getty Images
Mural en una calle de Vilna, Lituania, donde aparecen el candidato republicano  a la presidencia de EE UU, Donal Trump, besándose con el presidente ruso, Vladímir Putin. PETRAS MALUKAS/AFP/Getty Images

La historia tiene todos los elementos: espías rusos, un allanamiento al estilo de Watergate, Donald Trump, Vladímir Putin, Hillary Clinton y el Partido Demócrata. La pregunta crucial es si Rusia está tratando de influir en las presidenciales de Estados Unidos. Existen numerosos elementos, así que más vale examinar el caso en orden cronológico.

Los 19.000 correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (CND) que se filtraron a través de Wikileaks el viernes 22 de julio llegaron en el peor momento: justo cuando los demócratas confiaban en hacer una exhibición de unidad que contrastase con la Convención Nacional Republicana que acababa de terminar. Pero saltaron las filtraciones, que abrieron de golpe la herida que empezaba a cicatrizar después de las belicosas primarias.

Los partidarios de Bernie Sanders y él mismo se habían quejado de que el partido no se había mostrado neutral durante el proceso de primarias. Aunque no hay pruebas de que se utilizaran recursos de la organización para apoyar la campaña de Clinton o en contra de la de Sanders, era indudable que los correos electrónicos, redactados por empleados del Comité, revelaban su preferencia por ella. En uno de ellos, el más inquietante, el autor llegaba a sugerir que se utilizara la religión para derrotar a Sanders. No hacía falta nada más para que los seguidores del senador confirmaran sus sospechas de que el aparato del partido tenía prejuicios contra ellos.

Todavía más importante, quizá, es el hecho de que la filtración provocó la caída de la presidenta del Comité Demócrata, Debbie Wasserman Schultz, que tuvo que dimitir ese fin de semana. Había grandes tensiones entre ella y el equipo ...