Los weblogs o blogs (bitácoras o cuadernos personales) e Internet
han cambiado por completo las elecciones presidenciales estadounidenses. En
anteriores campañas, los candidatos a la Casa Blanca utilizaban la Red para
difundir sus mensajes, sondear las ideas de sus programas electorales, recaudar
fondos y movilizar voluntarios para sus mítines. El nacimiento de los weblogs
y su rápida expansión (hay ya unos tres millones en el mundo) ha permitido a
los votantes crear un canal de comunicación paralelo a los medios tradicionales.
Estas nuevas herramientas comunicativas permiten a los ciudadanos interactuar
libremente con otros votantes, sin ningún tipo de censura, lo que los convierte
en el medio idóneo para compartir información y consolidar posturas sobre candidatos
y programas.







La proliferación de estos nuevos canales se debe para muchos a la perversión
del lenguaje que se da en ciertos medios de comunicación tradicionales y, en
general, al retroceso de la libertad de expresión. Para empaparse en la materia
hay que visitar www.cyberjournalist.net/cyberpolitics_blog/,
www. feedster.com/
politics.php
y www.feedster.
com/politics.php
y consultar el libro de Rebecca Blood (www.rebeccablood.com),
The weblog handbook (www.rebeccablood.com/handbook),
una apasionada guía donde la escritora nos descubre por qué y cómo cientos de
personas comparten sus opiniones a través de los blogs.

Los weblogs ponen a disposición del votante una amplia gama de opiniones
sobre los candidatos y sus programas (www.blogsforbush.com,
www.blog.
johnkerry.com
, www.DebateUSA.com/
o www.politics1. com/).
Si el votante quiere aún más información, páginas
web como www.politicaljunkie.com ofrecen un verdadero portal para los adictos
a la política, mientras que el Centro para una Política Responsable
(www.opensecrets.org)
permite tener acceso a todas las cantidades recaudadas en la campaña
por los políticos implicados.

Si en la década de los ...