sahelmujeres
Un grupo de agricultoras en la región de Maradi, Níger, Sahel. (WFP/Luis Tato/AFP/Getty Images)

La región del Sahel presenta el mayor crecimiento de población y de fertilidad del mundo, con un elevado número de jóvenes -sobre todo mujeres-, que podría resultar ser una fuerza laboral en la zona que ayudara a su crecimiento económico. Pero para ello es necesario trabajar dentro y fuera de dichos países.

África es el continente que crece más rápido. Según datos del PNUD, para 2030 se espera que la población joven (entre los 15 y los 24 años) se incremente más de un 42%. Los últimos datos de World Population Prospect 2017 apuntan a que más de 325 millones de jóvenes (con edades comprendidas entre los 15 y los 29 años) vivían en el continente en 2015. De esos, 162 millones eran mujeres.

“El incremento de jóvenes en África presenta una enorme oportunidad para el desarrollo”, señalaba, Helen Clark, exadministradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Pero, uno de los mayores retos a los que se enfrentan los países de la región es a “alcanzar un crecimiento económico que esté al nivel de la gran masa de población juvenil”, recuerdan en La evolución de la demografía y su incidencia en la defensa y seguridad nacional del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE). Para ello hay que invertir en la formación y la educación de esos jóvenes para que se conviertan en fuerza laboral en el continente, además de en una mejora de la salud, del funcionamiento de las instituciones y de la creación de infraestructuras. El Banco de Desarrollo Africano (AfDB) revela datos que muestran que “el porcentaje de desempleo en jóvenes es el doble que en adultos”. Y de aquí, “son las mujeres jóvenes, continúa el AfDB, las que ...