Albaneses kosovares con banderas del Ejército de Liberación de Kosovo (ELK) durante una protesta en Prístina contra la creación de un tribunal respaldado por la UE que podría juzgar a algunos miembros del ELK por presuntos crímenes de guerra. Armend Nimani/AFP/Getty Images
Albaneses kosovares con banderas del Ejército de Liberación de Kosovo (ELK) durante una protesta en Prístina contra la creación de un tribunal respaldado por la UE que podría juzgar a algunos miembros del ELK por presuntos crímenes de guerra. Armend Nimani/AFP/Getty Images

Un tribunal que representa una esperanza para quienes luchan contra la impunidad en los conflictos y un paso necesario en el camino hacia la integración en la UE.

Los Balcanes fueron un hervidero en los 90. Como ocurre en cualquier Estado que pretende instaurar una democracia después de un conflicto bélico, hacer justicia en relación a los crímenes de guerra cometidos durante esta década en la extinta Yugoslavia era condición sine qua non. Ya en 1993, con una intención tanto represiva, castigar a los culpables, como preventiva, evitar que estos crímenes se continuaran cometiendo, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas creó el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY), primera corte ad hoc de la historia (a la que un año después le siguió el Tribunal Penal Internacional para Ruanda).

Hasta hoy, el TPIY no ha discriminado, procesando a líderes serbobosnios, bosníacos, croatas, serbios y albano-kosovares. Sin embargo, se ha dado un caso paradójico con estos últimos en relación a los crímenes cometidos durante el grave conflicto de 1999 en Kosovo. La jurisdicción del tribunal ad hoc comprendía los actos delictivos realizados dentro de las fronteras de la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia, luego aquellos delitos que fueron cometidos por líderes albano-kosovares en territorio albanés no podían ser juzgados por esta corte.

En el período transcurrido desde el conflicto, Kosovo declaró unilateralmente su independencia en 2008, siempre con la mirada de soslayo hacia la Unión Europea, donde algún día espera integrarse. Mientras, recibió la administración en su territorio de dos organismos: primero de la ...