Fotolia: jamdesign
Fotolia: jamdesign

El Brexit transformaría a la UE además de cambiar al Reino Unido. ¿Qué clase de socia sería una Unión reducida para Gran Bretaña y para el resto del mundo?

La mayoría de los debates sobre la posible salida del Reino Unido de la Unión Europea se centra en cómo sería Gran Bretaña después de que se produjera: si podría comerciar con más libertad con el resto del mundo, escapar de las regulaciones de la UE y reducir la inmigración. Sin embargo, es de igual importancia saber cómo sería luego la Unión; y cómo, a su vez, podría afectar esto a las relaciones post Brexit entre el Reino Unido y la UE.

El ex asesor legal de la UE Jean-Claude Piris planteó siete posibles modelos para esta relación en su reciente informe para el CER, If the UK votes to leave: The seven alternatives to EU membership (Si el Reino Unido vota a favor de irse: las siete alternativas a la pertenencia a la UE). Piris se concentró fundamentalmente en la urgente necesidad del Reino Unido de tener un acceso continuado al mercado único.

Si gran Bretaña abandonara la Unión tendría que negociar un acuerdo de comercio con un grupo que acabaría de perder a uno de sus miembros más liberales en lo económico. La brecha entre el laissez-faire de los británicos y los dirigistas continentales es menor de lo que los primeros imaginan, como mostró John Springford en Will the eurozone gang up on Britain? (¿Se unirá la eurozona en contra de Gran Bretaña?). Pero la principal cuestión es si la UE estará dispuesta a conceder al Reino Unido el acceso al mercado del que disfruta actualmente -y si, con el tiempo, el mercado podría cerrarse más a los Estados de fuera de Unión-. El Reino Unido ha ...