Este año, por primera vez, hay más gente que vive en las ciudades que en las áreas rurales. Y esas urbes son cada vez más gigantescas. Naciones Unidas tiene contabilizadas 19 megaciudades –es decir, de más de 10 millones de personas– en todo el mundo. En 2025 se prevé que habrá otras ocho más: Chennai, Guangzhou, Yakarta, Kinshasa, Lagos, Lahore, París y Shenzhen. Según el Índice de Ciudades Globales de este año, las urbes en los países ricos cultivan sus vínculos mundiales mucho mejor que sus homólogas en países más pobres. Tres de las 15 primeras son megaciudades de países desarrollados; seis de las 15 últimas son megaciudades del mundo pobre.

 













LAS MEGASCIUDADES EN EL ÍNDICE






La urbanización puede ayudar a ciudades que ya son ricas a crecer aún más y a sujetar a las que tienen la desgracia de estar situadas en un país pobre. Parte del problema es un círculo vicioso y de refuerzo: los retos a los que se enfrenta cualquier ciudad grande son mucho más fáciles de resolver cuando hay dinero en el banco y unos gobernantes preparados. No obstante, algunas de estas megaciudades en países en vías de desarrollo están rompiendo ese ciclo y descubriendo cómo hacer que la urbanización se traduzca en globalización, mientras que otras siguen tambaleándose.

Pekín (12) Durante mucho tiempo a la sombra de Shanghai, Pekín ha obtenido un fuerte respeto internacional gracias al éxito de su espectáculo olímpico. En el índice de este año, la ciudad es la megaciudad mejor situada entre las de los países pobres. Pero no descansa: entre otros proyectos, ha anunciado un nuevo tren de alta velocidad a ...