La UE se equivoca al tragarse de buen grado la farsa de reformas en Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Arabia Saudí.

 









AFP/Getty Images

 

Las noticias sobre las elecciones en los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Bahréin quedaron empequeñecidas por el inesperado anuncio del rey Abdulá de Arabia Saudí de que las mujeres podrán votar y presentarse como candidatas en las elecciones municipales previstas para dentro de cuatro años, así como que podrán incorporarse a la Majlis al Shura, la asamblea consultiva formada por designación. La Unión Europa, si se da por enterada, seguramente se limitará a dar un chasquido de aprobación ante los acontecimientos. Las relaciones entre la UE y los Estados del Golfo son todavía escasas, centradas en cuestiones económicas y comerciales, y asombrosamente alejadas del tipo de partenariados que se ofrecen a los Estados mediterráneos en los que se proclama que la reforma política es un objetivo fundamental.

De todas formas, tampoco es que Bahréin o los EAU figuren mucho en las noticias. Ni que se espere que los resultados de los comicios vayan a cambiar nada. En ambos casos, lo que se votó fue la composición de unos órganos consultivos con poder legislativo real. En los EAU, un colegio electoral compuesto por 130.000 ciudadanos cuidadosamente seleccionados (que representan aproximadamente al 10% de la población nacional) votaban a 20 de los 40 miembros del Consejo Federal Nacional (CFN); los otros 20 son designados. En Bahréin había elecciones parciales para decidir 14 de los 18 escaños de la cámara baja del Parlamento (para los otros cuatro se presentaron unos únicos candidatos) que el grupo de oposición al Wefaq dejó vacantes cuando dimitió en masa en febrero, en señal de protesta ...