China_digital_portada
Lu Qi, el presidenta de la compañía tecnológica china Baidu en una presentación en Pakín. Liu Guanguan/CHINA NEWS SERVICE/Visual China Group via Getty Images

Cuando la nueva Ruta de la Seda comienza a formar parte del nuevo paradigma de la geopolítica internacional, de nuevo la diplomacia china, pero en esta ocasión orientada al ámbito tecnológico y digital, surge como el propulsor de nuevos cambios en el esquema de la geopolítica de la tecnología.

Dos años después de que el gobierno de Xi Jinping anunciara en 2013 la iniciativa de la nueva Ruta de la Seda, compuesta por los seis corredores terrestres que forman el Cinturón económico de la Ruta de la Seda, y una ruta por mar, la denominada Ruta de la Seda Marítima del siglo XXI, la visión geopolítica de conectar China con Europa se completaba con el lanzamiento de la Ruta de la Seda de la Información. Comúnmente conocida como la Ruta de la Seda Digital, supone para China abordar una segunda etapa en el proceso de internacionalización de sus “campeonas nacionales tecnológicas”.

Si en 1999 la política Go Global llevó a las empresas chinas mejor posicionadas, como ZTE y Huawei, a competir en los mercados internacionales, en la versión renovada se unen los grandes titanes tecnológicos que China ha conseguido generar en apenas dos décadas. La estrategia Go Global de hace  20 años es hoy la gran iniciativa de la Ruta de la Seda Digital que tiene a su favor beneficiarse del impulso del juego geopolítico de alianzas que Pekín ha conseguido con el despliegue de la nueva Ruta de la Seda. Mientras los grandes proyectos en infraestructuras son la piedra angular en el nuevo esquema de conexiones terrestres y marítimas que ha conseguido China en el despliegue de la nueva Ruta de la Seda por el ...