Diversos líderes de todo el mundo se encuentran ahora mismo contra las cuerdas, lo que no es necesariamente malo.


.





VANO SHLAMOV/AFP/Getty Images

Georgia


El líder: El presidente Mijaíl Saakashvili.


Por qué tiene que irse: Incompetencia política y económica. Puede que Rusia empezara la guerra, y puede que la economía global sea inestable, pero las políticas de Saakashvili tampoco han ayudado.


La historia: Georgia ha depuesto a todos y cada uno de sus líderes desde que logró la independencia de la Unión Soviética en 1991. Saakashvili, que llegó al poder en la pacífica revolución de las rosas de 2003 y ganó unas elecciones abiertas en enero de 2008, puede ser el siguiente.
La economía georgiana creció rápidamente entre 2004 y 2007 –entre el final del conflicto político en el país y el comienzo de la crisis económica global. Pero gran parte de su nueva riqueza dependía de la inversión extranjera directa, que ha caído de forma abrupta, y muy poca se extendía más allá de las élites del país.


La guerra de agosto de 2008 –en la que Rusia ordenó a sus tropas adentrarse en Georgia después de que Tbilisi intentara retomar el control de la región separatista de Osetia del Sur– no contribuyó a mejorar las cosas. Destruyó las ya de por sí tensas relaciones con uno de los mayores socios comerciales de Georgia y rebajó la inversión extranjera directa en más de un 50%. Esto dejó al país aún más expuesto al continuado y acelerado deterioro económico global, porque Georgia requiere más de 4.000 millones de dólares (unos 3.000 millones de euros) en ayudas de gobiernos y organizaciones extranjeras para seguir a flote. El propio Saakashvili calificó la situación como una “seria lucha existencial”.
La respuesta del presidente ...