El mundo desarrollado está reforzando la seguridad de sus fronteras, construyendo vallas y endureciendo los requisitos para nacionalizarse. Pero aún quedan algunos lugares dispuestos a abrir sus puertas.


Irlanda


De dónde vienen: África, Sur de Asia y Europa del Este


Porcentaje de población inmigrante: 14%


Por qué son bienvenidos: Hay suficiente riqueza para todos. Irlanda fue conocida como fuente de inmigración durante los siglos XIX y XX, pero el boom económico del tigre celta en la última década, y la prosperidad que ha generado, han hecho de la Isla Esmeralda un destino atractivo. Irlanda también es un caso único en lo referente a los derechos que concede a los extranjeros, entre ellos el voto y la posibilidad de ingresar en el cuerpo de policía y presentarse a las elecciones locales. El pasado verano, en el suburbio dublinés de Portlaoise, el nigeriano Rotimi Adebari se convirtió en el primer alcalde negro del país. Aunque ha habido unos pocos incidentes racistas, sus consecuencias han sido insignificantes, e Irlanda no tiene partidos nacionalistas de ultra-derecha como ocurre en el resto de Europa.



España




JOSÉ LUIS ROCA/AFP/Getty Images

De dónde vienen: Magreb, África subsahariana y América Latina


Porcentaje de población inmigrante: 11%


Por qué son bienvenidos: Todo se debe al crecimiento. Al igual que Irlanda, económicamente España fue un caso perdido durante décadas. Pero ahora, gracias en gran parte a la política migratoria de puertas abiertas que se puso en práctica a finales de los 90, es una de las economías europeas que mejor funciona. Ha absorbido más de tres millones de inmigrantes, y en la actualidad un 11% de su población es de origen extranjero. Muchos llegan atraídos por el hasta ahora próspero sector de la construcción, y ocupan de forma ...