De Tokio a Riad, los gobiernos están inyectando miles de millones en sus economías. Vea cuáles son los mayores beneficiados y quiénes no tienen su día de suerte.


Alemania


Paquete de estímulo: 29.000 millones de euros, aprobados en febrero.


Agraciados: Los fabricantes de automóviles. Al igual que en muchos otros países por todo el mundo, la industria automovilística alemana se ha visto muy afectada por la crisis económica global y el desplome de la demanda. Así que a nadie sorprende que el gobierno de la canciller Angela Merkel se haya preocupado de proteger los intereses de los fabricantes de coches. Concretamente, 1.500 millones de euros se destinarán a los compradores que adquieran un nuevo vehículo si el viejo tiene más de 9 años. La ayuda puede parecer una bendición para los consumidores, pero las voces críticas afirman que constituye un gigantesco subsidio indirecto a este sector, ya que los fondos sólo pueden ser utilizados con el fin específico de comprar un coche.


Perdedores: Los niños. Frente a los 2.555 euros puestos a disposición de cualquier familia que compre un coche nuevo, la ayuda del Gobierno a quienes tienen un hijo se reduce a 100 euros. Algunos analistas incluso ponen en duda que el plan de renovación de vehículos vaya a ayudar a la industria automovilística alemana, ya que, probablemente, muchos consumidores compren coches fabricados en el extranjero.





AFP/Getty Images

Japón


Plan de estímulo: 235.000 millones de dólares (187.400 millones de euros), propuestos en diciembre.


Agraciados: Las administraciones locales y el joven socio de coalición del Partido Liberal Democrático (PLD), Nuevo Komeito. Con los alrededor de 10.000 millones de dólares de generosa ayuda previstos en el paquete, el Gobierno pretende que la oposición fuera de Tokio se mantenga en niveles ...