Guerras civiles, limpiezas étnicas y genocidios lastran la reconciliación en los países que los sufrieron. A continuación se detallan algunos ejemplos de guerras civiles ya concluidas, excepto la de Darfur que se halla en un status de postconflicto mediático, mostrando en qué sociedades es más difícil curar las heridas después de los intentos llevados a cabo para aniquilar o socavar a algunos de sus grupos étnicos, religiosos o socioeconómicos.

 

Sri Lanka




AFP/Getty Images


El largo conflicto de Sri Lanka terminó en 2009 con la derrota de la insurgencia separatista de los Tigres Tamiles. Tras dejar alrededor de 100.000 muertos durante un periodo de 26 años, la guerra se saldó con una rotunda victoria militar de la oficialidad (budista y de etnia cingalesa), que ha prorrogado y ahondado la discriminación y escasa representatividad política de los tamiles (mayoritariamente hindúes).

Después de doblegar a los rebeldes, y empujado por la presión internacional, el Gobierno de Sri Lanka inició un bosquejo de reconciliación. Una de sus principales hitos fue la creación de la Comisión para las Lecciones Aprendidas y la Reconciliación, que ha sido criticada, entre otras cosas, por negar adecuada protección a los testigos. Además, la administración singalesa no ha realizado investigaciones creíbles sobre las violaciones de derechos humanos perpetradas por las fuerzas oficiales durante el conflicto. Imbuido por un discurso victorioso, el Gobierno se niega a conceder mayor autonomía a los territorios tamiles en el este y el norte, ha oprimido las protestas pacíficas de esta minoría y hostigado a sus líderes políticos. Mientras emergen nuevas pruebas sobre ejecuciones sumarias y matanzas indiscriminadas de civiles perpetrados por las fuerzas cingalesas, defensores del pueblo tamil están luchando para que la comunidad internacional defina como genocidio lo ocurrido en Sri Lanka.

Representantes del Gobierno afirman haber dado grandes pasos en diversas facetas de la reconciliación, como el reasentamiento de las personas desplazadas o la rehabilitación de los excombatientes. Pero la opinión generalizada en la comunidad internacional es que la victoria militar sobre los sangrientos Tigres Tamiles ha dado carta blanca al Gobierno para envolverse en una retórica incendiaria y estrechar el cerco sobre las minorías. Los tamiles (y también los musulmanes) siguen discriminados, por lo que los agravios aún están vivos.

 

Darfur (Sudán)


La guerra civil que sufre Darfur desde 2003 no ha concluido. La violencia sigue, aunque la falta de atención convierta a esta región sudanesa en una zona de postconflicto mediático. La consecuencia más fatídica de la guerra entre los grupos rebeldes de Darfur y el gobierno es el asesinato sistemático de campesinos negros a manos de las milicias árabes Janjaweed, respaldadas por Jartum. Estos jinetes son el brazo ejecutor del primer genocido del siglo XXI, en el que más de 400.000 personas han sido masacradas y alrededor de 2,7 millones han tenido que hacinarse en campos de refugiados.

El Gobierno sudanés no acepta nada de lo que se le imputa. Dice ...