Federica Mogherini, la nueva Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, en una rueda de prensa en Bruselas. Emmanuel Dunand/Getty Images
Federica Mogherini, la nueva Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, en una rueda de prensa en Bruselas. Emmanuel Dunand/Getty Images

He aquí cuatro pasos que la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad debe llevar a cabo con el fin de convertir a Europa en un verdadero competidor geopolítico.

En su audiencia de confirmación, Federica Mogherini, la nueva Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, afirmó que quiere hacer que la diplomacia europea sea "estratégica". Hizo un llamamiento a un “replanteamiento estratégico” y pidió 100 días para revisar el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), el brazo diplomático de la UE que ahora dirige. ¿Qué medidas debería tomar?

Mogherini encabeza un servicio que se esfuerza por estar a la altura de las expectativas. Cuatro años después de la creación del SEAE, la política exterior europea sigue siendo incoherente, excesivamente tecnocrática y demasiado lenta en su respuesta a las crisis políticas. Ha logrado algunos éxitos, entre los que se incluyen las negociaciones entre Serbia y Kosovo, la distensión diplomática con Irán y las reformas políticas en Myanmar. Pero con demasiada frecuencia los Estados miembros se centran en sus restringidos objetivos nacionales mientras las instituciones de la UE carecen de la influencia política necesaria para impulsar una agenda europea común. El resultado ha sido una diplomacia europea que funciona por debajo de sus ambiciones.

Se necesita una política exterior de la UE más fuerte y sólida. El entorno de seguridad de Europa es el más volátil e impredecible que se ha registrado desde el fin de la Guerra Fría. Desde el norte de África a Europa del Este, el seguir actuando bajo la rutina de siempre ya no es suficiente para promover la estabilidad y la ...