¿Perderá el cártel influencia a causa de la producción petrolera de EE UU?

AFP/Getty Images


La versión oficial que salió de la última reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP, a finales de mayo es que el aumento vertiginoso de la producción de crudo de Estados Unidos  no es preocupante.

El auge de producción de EE UU es una bendición para las economías de países consumidores, pero para los productores, es decir la OPEP y Rusia, es un remesón al mercado que tendrá consecuencias en el futuro.

La OPEP decidió mantener su cuota de producción oficial en 30 millones de barriles al día, a pesar de la caída de precios que cada vez más afecta a países como Irán (en mayor proporción por las sanciones económicas), Venezuela, Argelia, Nigeria y Angola. La razón es que el mandamás Arabia Saudí tiene margen para aguantar todavía, pero no indefinidamente.

La OPEP en el mejor de los casos se enfrenta a un mercado estable en torno a los 100 dólares el barril de Brent de referencia para Europa y Asia, o 90 dólares el WTI de referencia en el continente americano, aunque la Agencia Internacional de la Energía espera que los precios disminuyan a lo largo de la década otros 10 dólares por barril.

Los síntomas de preocupación se están enraizando. El cártel solo está produciendo en exceso de su cuota en torno a los 450.000 bpd, comparado a los 1.600 millones bpd del mismo periodo en 2012, cuando los precios eran muchos más altos.

El ajuste no es por la ralentización de la demanda petrolera global a raíz de la recesión, sino por el reequilibrio estructural de los mercados energéticos que la producción de gas y petróleo de esquistos de EE UU está catalizando, y los que catalizará ...