Un yemení monta en bici en las calles de Sanaa, Yemen. (Mohammed Huwais/AFP/Getty Images)
Un yemení monta en bici en las calles de Sanaa, Yemen. (Mohammed Huwais/AFP/Getty Images)

Las calificaciones generales del Índice de Paz Global 2016 han empeorado ligeramente respecto a 2015, y a más velocidad que el año anterior. Una vez más, Oriente Medio y el Norte de África (MENA en sus siglas en inglés) fue la región en la que la paz sufrió un mayor deterioro. Cuatro zonas obtienen peores puntuaciones que el año anterior, otras tres mejoran y dos permanecen igual.

La puntuación de MENA —que ya era la menos pacífica del mundo— ha caído todavía más, con numerosos conflictos regionales que persisten o se han agravado y la aparición de otros nuevos. En particular, la guerra civil de Siria ha adquirido una mayor dimensión internacional como consecuencia de la intervención de Rusia, que comenzó en septiembre de 2015 para ayudar al régimen. Por su parte, Arabia Saudí ha intervenido en la guerra civil en Yemen y la coalición dirigida por Estados Unidos ha continuado sus ataques aéreos contra el autodenominado Estado Islámico. Las campañas de Siria e Irak se han intensificado desde los atentados terroristas cometidos en París en noviembre. Por el contrario, Europa conserva su posición como la región más pacífica del mundo, aunque su puntuación también empeora algo. Si bien el continente europeo no sufre, en general, conflictos internos, la amenaza del terrorismo sigue pesando y siendo un obstáculo para que la paz progrese todavía más.

En cuanto a la seguridad y la protección de la sociedad, ha habido distintos grados de éxito entre unas regiones y otras. Son pocos los países en los que han cambiado las percepciones sobre el volumen de criminalidad o las cifras reales de crímenes violentos, y son más los países en los que ambos aspectos han mejorado que en los que ...