JJOOChina
Las medallistas de oro Yang Junxuan, Tang Muhan, Zhang Yufei y Li Bingjie del equipo de China celebran en el podio después de la final del relevo femenino en estilo libre en el sexto día de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en Tokio, Japón. (Fu Tian/China News Service via Getty Images)

Los acontecimientos deportivos como los Juegos Olímpicos atraen a millones de espectadores y despiertan el orgullo nacional como pocas otras cosas, pero ¿tienen efectos palpables en la política? El profesor Andrew Bertoli, basándose en los hallazgos de sus investigaciones, nos detalla las repercusiones del deporte en el ámbito político.

Los Juegos Olímpicos reúnen a deportistas, políticos y espectadores de todo el mundo. Son quizá el acontecimiento deportivo que mejor ejemplifica la relación entre deporte y política. ¿Pero cómo se palpa en la práctica esa relación? Las ciencias sociales han estudiado algunos de los aspectos importantes, y a menudo sorprendentes, en los que el deporte puede influir en el mundo político.

 

Deporte y nacionalismo

En el mundo del deporte y la política, el vínculo entre las competiciones deportivas internacionales y el nacionalismo es seguramente el tema más estudiado en los últimos años. Los estudios llevados a cabo demuestran que los Juegos Olímpicos, el Mundial de fútbol, la Champions League de la UEFA, la Copa del Mundo de rugby y los partidos de críquet hacen que la gente se identifique más con sus respectivos países. Incluso Eurovisión vuelve más nacionalistas a los espectadores y, aunque estos sentimientos suelen manifestarse como orgullo nacional, a veces también pueden transformarse en hostilidad hacia otros países.

A partir de estas investigaciones, otros estudios demuestran que el nacionalismo asociado al deporte tiene importantes consecuencias sociales y políticas. Por ejemplo, una investigación reciente reveló que las victorias importantes en la Copa Africana ...