Guinea estrena Gobierno tras la investidura de Alpha Condé, reelegido en su cargo al frente del país en las elecciones presidenciales del pasado 11 de octubre. La segunda legislatura de Condé abre la puerta a la estabilidad política de un país cuya economía ha quedado muy dañada por las devastadoras consecuencias del virus ébola.

Un hombre carga botellas de plástico junto a un anuncio de campaña del actual presidente de Guinea Conakry, Alpha Conde. Seyllou Diallo/AFP/Getty Images
Un hombre carga botellas de plástico junto a un anuncio de campaña del actual presidente de Guinea Conakry, Alpha Conde. Seyllou Diallo/AFP/Getty Images

Un manido adagio dice que en África nadie organiza elecciones para perderlas. En la carrera electoral, Condé no tuvo rival. En 2010, fue elegido presidente en los primeros comicios democráticos celebrados en Guinea Conakry desde la independencia de Francia en 1958. Cinco años después, con el apoyo del 57,8% de los votantes, el Presidente reelecto promete en su discurso de investidura “luchar contra el terrorismo, el ébola, promover la paz, la unidad nacional y el desarrollo, apostando por incentivar el empleo y la formación de jóvenes y mujeres”.

El principal reto del nuevo gabinete se centra en reflotar la actividad económica, muy resentida tras la crisis sanitaria provocada por el virus ébola. Desde que se declararan los primeros casos en enero de 2014, Guinea ha registrado un total de 3.500 infectados, de los que 3.000 se han saldado con la muerte. El pasado 29 de diciembre la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciaba que el país se encuentra oficialmente libre de la epidemia.

Para acometer esta tarea, Condé ha nombrado un equipo de gobierno tecnócrata, un total de 31 ministros, la mitad de ellos reconocidos profesionales del sector público y privado sin experiencia ministerial previa.

 

Alpha, el ‘Constructor’

El balance de la primera legislatura de Alpha Condé es positivo, en un Esatdo en el que queda mucho por hacer. Alpha, ...