Una mujer es arrestada con us tres hijos sospechosa de pertenecer a Al Shabaad en Mogadiscio, Somalia. (Mohamed Abdiwahab/AFP/Getty Images)
Una mujer es arrestada con sus tres hijos sospechosa de pertenecer a Al Shabaad en Mogadiscio, Somalia. (Mohamed Abdiwahab/AFP/Getty Images)

El papel de las mujeres que se unen, cada vez más, a Daesh y Al Shabaab no se reduce a novias de la yihad, un alto número de ellas son miembros activos de la lucha armada.

Desde que se estableció el autodenominado califato en Siria e Irak en junio de 2014 se ha producido una fuga de mujeres hacia los territorios controlados por Daesh sin precedentes hasta la fecha. Su rol una vez en estos territorios no queda relegado estrictamente a labores domésticas tal y como se ha presupuesto, sino que algunas ocupan puestos logísticos y en numerosas ocasiones jóvenes de entre los 18 y los 25 años pueden formar parte de la brigada femenina Al Khansaa. Esta se estableció a principios de 2014 como forma de detectar a los hombres que eran enemigos de Daesh y que se disfrazaban de mujeres en los puestos de control para evitar la detención.

Las actividades del grupo, que está activo en Raqqa y liderado por la joven escocesa que migró en 2013 Aqsa Mahmood y la saudí Nada al Qahtini, no están envueltas en actos terroristas y se encargan de vigilar y castigar las conductas consideradas inmorales de las mujeres del califato. Actualmente, cuenta con unas 800 jóvenes pero no es la única brigada en Siria e Irak y en febrero de 2016 el líder del grupo terrorista, Abu Bakr al Baghdadi, le pidió a Nada al Qahtini que liderara otra organización de estas características en Hasakeh. Sin embargo, y hasta la fecha, pese a que muchas mujeres han mostrado su predisposición a participar activamente en los combates a través de las redes sociales, lo cierto es que las integrantes de ...